lunes, 18 de mayo de 2015

38 La Razón Por La Que Fue Sellada - Ascenso del Héroe del Escudo

La Razón Por La Que Fue Sellada


    Después de escuchar que había una villa que tenía alta demanda de herbicidas, rápidamente nos dirigimos hacia allá…
    Tal vez fue porque Firo era excesivamente rápida que fuimos capaces de llegar a la región en sólo unos cuantos días.

    —Amo… (Firo)
    —¿Qué es lo que pasa? (Naofumi)
    —Umm, las plantas de por aquí son muy raras… (Firo)
    —¿Huh? (Naofumi)

    Raphtalia y yo miramos afuera del carruaje.
    Cuando lo hicimos, vimos el camino completamente enterrado por vegetación de enredaderas que se movían.

    —¿¡Que diablos!? (Naofumi)

    Está avanzando lenta y gradualmente, pero la vegetación definitivamente está expandiendo su dominio.

    —La villa está… (Naofumi)

    Miro alrededor y noto que hay personas reunidas en lo que parece ser un campamento para refugiados.

    —Firo, dirígete hacia allá. (Naofumi)
    —Sí (Firo)

    Nos dirigimos al campamento y comenzamos a establecer nuestra tienda.

    —Muy bien, ¿Qué precio debería ponerle a estos herbicidas? (Naofumi)

    Estoy seguro que serán usados para intentar exterminar estas enredaderas que se acercan.
    Puedo ver lo que el comerciante de accesorios quiso decir con que aquí encontraría una mina de oro.
    Entonces, ¿Cuánta ganancia estaré generando?

    —Bueno, es posible que ya les esté ayudando un especialista. (Naofumi)
    —Tal vez tengas razón. (Raphtalia)

    Salí del carruaje para intentar obtener algo de información.
    Por mencionarlo, cambié mi escudo al Escudo Libro. Entonces giré el escudo para que parezca que sólo soy un vendedor ambulante cualquiera que sostiene un libro.
    Al establecer a mi escudo en algo que no llama la atención, puedo esconder mi identidad como el Héroe del Escudo.

    —Vine ya que escuché que puedo vender herbicidas a un buen precio en este lugar. (Naofumi)

    Le pregunto a alguien en el campamento que parecía tener algo de autoridad.

   —Oh, un comerciante. Eso en verdad ayudaría. (Aldeano)

    Él respondió rápidamente como si estuviera esperando por mí.

    —¿Pero, exactamente, qué está pasando aquí? (Naofumi)
   
    Le pregunté mientras veía hacia la flora invasora.

    —¿Qué exactamente…? Nuestra villa fue azotada por hambruna. (Aleano)

    Ah, ahora que lo pienso, Escuché un rumor similar.
    ¿Pero que no Motoyasu se encargó de eso?

    —Pero, gracias a la visita del Héroe de la Lanza y la sellada semilla milagrosa que él obtuvo, la hambruna fue resuelta, pero… (Aldeano)
    —No me diga, ¿Es esta la semilla milagrosa? (Naofumi)
 
    Miro hacia las enredadoras que se acercan. Ahora que las observo atentamente, noto que tiene varias frutas y vegetales brotando de las enredaderas.
    No parece que este campamento tenga problemas con comida, y no hay auxilio alimenticio a la vista. Las enredaderas también parecen tener papas por lo que observo de los granjeros que se acercan a las enredaderas y las excavan
    En otras palabras, los aldeanos no tienen ningún problema con comida, pero porque las plantas están creciendo fuera de control, han sido orillados a abandonar sus casas...
    ¿Acaso él es tan retrasado?
    Si piensas un poco, notarás alguna razón por la que estaba sellada en primer lugar. No lo hubieran hecho si no hubiera una razón.
    ¿Entonces, qué diablos estaba pensando Motoyasu?

    —Además, los ancianos de la villa todavía están bien, pero si quieres adentrarte más en la villa, las plantas ahí se han convertido en montruos. (Aldeano)

    Oh, entonces las plantas pueden evolucionar.
    ¿Como puede ser tan retrasado?
    ¿Por qué me hacen sentir de esta manera en tan poco tiempo? En serio, ese tipo es un genio en molestarme.

    —¿Y es por eso que necesitan herbicida? (Naofumi)
    —Sí. (Aldeano)

    Ya que son granjeros estoy seguro que saben cobre control de plagas...

    —Al principio estabamos realmente contentos con todo el cultivo que cosechábamos. Pero entonces comenzó a crecer de los cultivos hacia las casas... hicimos nuestro mejor intento para arrancárla de raíz, pero eso crecía muy rápido. (Aldeano)
    —¿Por cierto, cuándo pasó esto? (Naofumi)
    —No fue problema en las dos semanas después de que se fue el Héroe. Pero desde hace dos semanas... (Aldeano)
    —Ya veo. ¿Han tratado de reportar esto al reino? (Naofumi)
    —Sí, lo hemos intentado. Pero ya que todos los Héroes están muy ocupados, parece que tomará tiempo antes de que lleguen. Por lo que solo estamos intentando evitar que se disperse más al usar herbicida. (Aldeano)

    Jaaa... antes de saberlo, había dejado salir un suspiro.

    —¿Han intentado prenderle fuego a todo? (Naofumi)
    —Hemos intentado todo lo que se nos ha ocurrido. (Aldeano)
    —OH, entonces ya lo han hecho. (Naofumi)

    Estoy seguro que también han pedido ayuda a los aventureros.
    Echo un viztazo alrededor y veo a personas con armas que claramente no eran aldeanos.

    —¡Uwaaaaa! (Aventurero)

    Sale un grito desde adentro de la villa.

    —¿¡Qué está pasando!? (Naofumi)
    —Algunos aventureros dijeron que iban a intentar ir dentro de la villa y subir su Nivel. Intenté detenerlos, pero no escucharon. Ese grito debió de venir de alguno de ellos... (Aldeano)
   
    Dice el aldeano como su no les hubiera tenido confianza.

    —¡Maldición...! ¡Firo! (Naofumi)
    —¡Sí~i! (Firo)

    Apunto hacia la villa y Firo, quien estaba llenando si cara con los productos de las plantas, corre hacia dentro de la villa.
    Entonces ella destruye la vegetación sobre-crecida que atrapó a los tres aventureros quienes tenían la ropa desgarrada.

    —¿Cómo está alla adentro? (Naofumi)
    —Umm, ahí adentro estaban rondando plantas monstruo. Había unas muy interesantes que escupían veneno y ácido. Estos tipos sí que son tontos yendo allá dentro siendo tan débiles~ (Firo)
    —No tenías que mencionar eso último. (Naofumi)
    —Está bie~n. (Firo)

    El aldeano estaba anonadado con el habla fluida de Firo.

    —¿E, Eres tú el rumorado Santo que viaja en un carruaje con el Pájaro Sagrado? (Aldeano)

    Ahora el aldeano me pregunta, cubriendo mis manos con las suyas.

    —Bueno... No se sobre el santo, per osoy el dueño del carruaje y un pájaro. (Naofumi)
    —¡Por favor! ¡Si puedes, ayúdanos! ¡Hay algunas personas aquí que han sido infestadas por las plantas! (Aldeano)
    —Entonces algunas de ellas tienen capacidades de parásitos, ¿Ja? … (Naofumi)

    Con remedio y herbicida en una mano, me dirijo a una tienda.
    Adentro veo a personas que yacen con la mitad de sus cuerpos deahidratados por las plantas.

    —Aunque no se si en verdad sea capaz de curarlos a ellos. Pero yo no conduzco un negocio de caridad, por lo que debes asegurarte de pagar el costo del tratamiento. (Naofumi)
    —Lo haremos... (Aldeano)

    Apenas fue audible, per opude escuchar a la gente de alrededor lamentandose en voces débiles —Si tan sólo el Héroe de la Lanza no hubiera venido aquí...— Me hacía sentir algo bien.
    En cualquier caso, voy hacia el paciente más cercano que era un niño dormido que tenía problemas al respirar, hice que tomara algo de medicina.
    Apareció una ténue luz, y la respiración del niño regresa a la normalidad. Entonces riego el herbicida por las áreas afectadas.
    Parecía que el niño sentía algo de dolor, pero las plantas que lo estaban afectando comenzaron a marchitarse y se pulverizaban. Lo que resultó cue una recuperación completa.

    —Ohh... (Aldeano)
    —Como era de esperarse del Santo-sama. (Aldeano 2)

    Voces de admiración comenzaron a surgir.
    Continué con los otros pacientes, alimentandoles la medicina y aplicando el herbicida.
    Después de que terminé de tratar a todos, el aire en el campamento pareció aligerarse un poco por alguna razón.
    Bueno, aunque no es algo grande, creo que las buenas noticias tienden a mejorar el ambiente.

    —¡Gracias, muchas gracias! (Aldeano)

    La gente de este lugar comenzó a darme su gratitud.

    —Págenme el costo del tratamiento. (Naofumi)

    Les cobro un poco arriba del precio de mercado.
    Aquí debo de ser cuidadoso. Ya que ellos han pedido ayuda del reino, hay una alta probabilidad de que termine viendo a uno de los otros Héroes.
    Si eso pasa entonces hay una alta probabilidad de que estas personas de aquí me comienzen a ver con aversión. Los aldeanos ahora me están dando su dinero con sonrisas en sus caras.

    —Bueno, entocnes, estaré vendiendo herbicidas aquí y ahora. Después de eso, me iré porque ya no tendré ninguun asunto aquí. (Naofumi)
    —Ah... Santo-sama, si puedes, ¿Prodrías salvar nuestra villa? (Aldeano)
    —¿¡Qué diablos!? ¿Por qué no se lo piden a uno de los Héroes de este país? (Naofumi)
    —Pero... (Aldeano)

    Ugg... estos aldeanos ahora se están reuniendo a mi alrededor y me suplican como si estuvieran rezando.
    No soy del tipo de persona que haría algo solamente si lo piden. Además de eso yo no tengo obligación de ayudarlos.

    —Me niego. (Naofumi)
    —Por favor. Si es dinero lo que quieres, podemos juntar algo. (Aldeano)
    —... Me tienen que pagar por adelantado. Y después de eso, no importa lo que pase no me vengan a llorar por ello. Ahora, díganme todo lo que sepan sobre el esllo que rompió el Héroe de la Lanza. (Naofumi)
   
    A mi respuesta, los aldeanos comenzaron a sacar dinero de sus bolsillos y juntaron sus fortunas. Mientras, intenté juntar la mayor cantidad de información que fuera posible.
    De acuerdo a lo que me dijeron, sellado dentro de unas ruinas cercanas estaba la semilla de un cierto tipo de planta, y protegiéndola estaba un poderoso guardián.
    En serio, ¿Ustedes no tenían alguna duda considerando que había un puto guardian protegiendo esta semilla?
    Tenía una urgencia casi incontrolable de gritar eso pero de alguna manera fui capaz de detenerme.
    Y eso fue lo que pude saber del Héroe de la Lanza... la historia de Motoyasu.
    De lo que obtuve al preguntar a los aldeanos, hace mucho tiempo en esta región solía ser el fuerte de un alquimista, y era dicho que una de sus obras maestras estaba sellada aquí.
    Y algunos otros detalles diciendo que hace mucho tiempo, toda esta áera estaba bajo el dominio de las plantas o algo así...

    —¡Si tenías leyendas como esa, no vayas rompiendo cualquier sello! ¿En relidad nadie se detuvo a considerar todo eso? (Naofumi)

    Todos desviaron las miradas al mismo tiempo.
    Estoy seguro que ellos pensaron que era seguro, después de todoun Héroe la trajo.
    No parece que pueda encontrar más información confiable además de eso. Y mientras teníamos estas discusiones, el dinero terminó de ser juntado.
    …. Esta es una buena suma de cambio.
    Ya que pagaron adelantado, ahora puedo salirme con la mía mostrando mi identidad.

    —Entiendo. Veré lo que puedo hacer. (Naofumi)
   
    Entonces cambio mi escudo a uno que está hecho para el combate: El Escudo Vívora Quimérica.

    —¡¿E- El Héroe del Escudo!? (Aldeanos)

    Ignoré las voces de los aldeanos y me dirigí a la masa de enredaderas. Raphtalia y Firo siguieron detrás de mí.
    Até la amplia bolsa de dinero que recibí a mi cintura y caminé por el camino lleno de la amenazante vegetación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada