martes, 5 de mayo de 2015

34 Viaje en Carruaje - Ascenso del Héroe del Escudo

34 Viaje en Carruaje

    Hmm…

    —Uuu… ¿Ya llegamos? (Raphtalia)
    Mientras llegamos a nuestro destino, mire hacia Raphtalia que se veía como su fuese a colapsar y dejé salir un gruñido de tristeza.
    Tampoco parecía que ella estuviera teniendo problemas, pero parece que hacer a Firo correr rápido pudo haber sido demasiado.

    —¿Ya llegamos a la cabaña? (Raphtalia)
  
    Parece que Firo no tuvo suficiente, aunque ella estaba jalando la carreta, ella estaba soltando sus piernas y sacudiéndolas.
    Raphtalia se veía terrible mientras se trataba de mantener de pie.

    —Bueno, ahora hay que cargar la leña. (Naofumi)

    Auxilié al leñador que salió de la cabaña al cargar la leña en la carreta.
    También ayudé con cortar algunos árboles. Gracias a la habilidad de mi Escudo, la calidad de la leña fue mejorada.
    Mientras hice eso, hice que Raphtalia continuara con su entrenamiento de cabalgata. En una nota aparte, el Escudo reaccionó a la leña por lo que dejé que la absorbiera.

    Los requisitos para el Escudo Árbol Kino han sido desbloqueados.
    Los requisitos para el Escudo Árbol Les han sido desbloqueados.

    Escudo Árbol Kino
    Poder verdadero bloqueado… Bono de Equipamiento: Habilidad de Trabajar Leña I

    Escudo Árbol Les
    Poder verdadero bloqueado… Bono de Equipamiento: Receta para Trabajado de Madera de Bajo Nivel.

    Es la rama del Escudo de Madera. Estos dos árboles parecen ser los más comunes para trabajar la madera.
    Los árboles Kino son como los Hinoki (Ciprés Japonés) de mi mundo pero con una fragancia aromática. Los árboles Les se parecen al Sugi (Cedro Japonés), pero el grano en el corte del árbol parece diferir dependiendo de donde se ubique. Es un árbol extraño.
    Bueno, no es como si importara mucho.

    Unos días después.
    Paz paz paz
    Con un mazo de madera en mano, trabajé vigorosamente en modificar nuestra carreta para que sea un completo carruaje como los que son jalados por caballos.
    Parecía que mi habilidad mejoró considerablemente, cosa que había sospeché fue debido a la Habilidad de Trabajar Madera I que desbloquee el otro día.
    Comencé a arreglar el cuadro encima de nuestra carreta. Después de eso necesitaré cubrir la parte de arriba con una tela gruesa.
    La reconstrucción de la villa Riyuuto está procediendo de manera constante, y parece que ellos estarán bien sin nuestra ayuda de ahora en adelante.
    Los aldeanos reconocieron que estaba trabajando en mejorar la carreta en una carroza y aún así me dieron una mano. (Me ayudaron)

    —Muy bien, esto parece que está bien. (aldeano)
    —Parece que ya está terminado (aldeano)

   Yo, junto con otros pocos aldeanos que me ayudaron, mostrábamos un poco de felicidad al terminar la carreta.
    Una carreta jalada por caballos, pero el que la estará jalando es un Filo Rial… Bueno, como sea.

    —Todos, gracias por ayudarme. (Naofumi)
    —No fue problema. Héroe-sama nos ha ayudado mucho, esto es lo menos que podemos hacer. (aldeano)

    Los aldeanos me ayudaron con sonrisas amables.
    Me están tratando amablemente porque les salve la vida, pero no me puedo dar el capricho de quedarme aquí. Aunque, estoy honestamente agradecido con la gente de aquí.

    —Estoy feliz de que se sientan de esa manera. (Naofumi)
    —¿Dices que vas a vender cosas en el camino? (aldeano)
    —Más que nada seré el tipo que hace varios trabajos. Viajar de aldea a aldea, pueblo a pueblo, transportando productos, vendiendo las comodidades con las que me encuentre, escoltando gente. (Naofumi)
    —Ya veo… (aldeano)

    Sip, los aldeanos no parecen entender verdaderamente lo que quiero decir.
    Bueno, es verdad que no tengo la actitud típica de un héroe como la tendría Motoyasu.
    No es como si no tuviera claro el camino al éxito, pero ahora tengo a Firo, y sólo tiene sentido que saque el mejor provecho de ella.

    —¿Hm,? Guau… La carreta se convirtió en un carruaje. (Firo)

    Firo, quien estaba en su forma humana y jugando alrededor, estaba sorprendida mientras veía cuanto había crecido la carreta.

    —¿Firo va a estar jalando esto? (Firo)

    Pregunta Firo, sus ojos destellando positivamente.
   
    —Sí, así es. De ahora en adelante tú estarás jalando este carruaje mientras viajamos por todo el país. (Naofumi)
    —¿¡En serio!? (Firo)

    Firo celebra, brillando con felicidad.
    Cielos, si fuera yo, objetaría mucho si fuera a hacer tal labor manual…

    —¿En verdad vamos a…? (Raphtalia)

    Raphtalia murmura quejándose.
    Parece que Raphtalia no suena muy entusiasmada sobre nuestro viaje en el carruaje ya que ella todavía tenía que curarse de la cinetosis.

    —Eventualmente te acostumbrarás. Solo lidia con ello hasta entonces. (Naofumi)
    —Bueno. (Raphtalia)

    Encaré a Firo para aclarar esto muchas veces.
  
    —Firo, ¿cuál es tu trabajo? (Naofumi)
    —Umm, El trabajo de Firo es el jalar el carruaje a donde sea que quiera ir el amo. (Firo)
    —Bien. (Naofumi)
    —Y patear al tipo de la lanza cuando lo vea. (Firo)
    —Correcto. (Naofumi)
    —¡Uno de esos está mal! ¿Qué la estás haciendo hacer? (Raphtalia)

    Raphtalia objeta a mis palabras desconcertada.

    —¿Qué…? Me estás viendo como si hubiera dicho algo descabellado. (Naofumi)

    Si ves a Motoyasu, patéalo. No veo nada malo con esto.
    En serio, no llegaré a ningún lugar si tengo que manejarlas a cada una por cada pequeño detalle.

    —Muy bien, nos vamos a vender nuestros productos. Estaré escondiéndome en la carreta. Raphtalia, cuando llegemos a una villa o pueblo, trata de vender lo que tenemos. (Naofumi)
    —Está bien… trataré. (Raphtalia)

    Afuera de la Villa Riyuuto todavía tenía mala reputación. Por lo que si fuere a salir y tratar de negociar, las cosas podrían ponerse incómodas y no sería capaz de vender ni una cosa.
    Por eso le encomendé a Raphtalia la tarea de vender y negociar nuestras cosas.
    Ella es tiene una apariencia atractiva y no es particularmente tímida. Ella puede ser muy capaz para trabajos que lidian con los clientes.

    —Bueno, salgamos. (Naofumi)

    Nuestras preparaciones están completas, cargamos el carruaje con nuestras maletas y hacemos que Firo nos transporte.

    —Ah, Héroe-sama. (Aldeano)
    —¿Hm? ¿Qué pasa? (Naofumi)

    Desde la multitud de de aldeanos viéndonos partir, un hombre salió frente a mí y estaba vestido con varias capas más que lo demás.
(NdT: capas de vestimenta: en la edad media, mientras más capas de ropa o vestimenta usabas, más era el rango social que representabas)

    —Soy el Lord que está a cargo del área en la que reside la Villa Riyuuto. Héroe del Escudo Sama, te agradezco por todo lo que has hecho. (Lord)
    —No te preocupes por ello. Este solo era un buen lugar para montar mi base. (Naofumi)
    —… Por favor toma esto. (Lord)
(NdT: Rango dado por la realeza a alguien que sirvió a la Corona (inglesa), distinguiendo a alguien como nobleza)

    El Lord dijo eso mientras me entregaba una hoja pergamino. 

    —¿Esto es? (Naofumi)
    —Como estarás vendiendo productos, estoy seguro que será útil. Es una Amnistía de Comercio. (Lord)
    —¿Una Amnistía de Comercio?
    —Sí. En este país, si vendes algo en cada una de las villas o pueblos que visites debes pagar una cantidad fija al Lord de la región. (Lord)

    … Con que era eso. Bueno, si luzco mi autoridad como héroe entonces… Naa, ya que tengo una reputación de mierda, probablemente saldré peor.

    —Pero cuando presentes esta Amnistía de Comercio con mi sello en ella. Si tienes esto entonces estarás exento de pagarle al Lord de la región. Espero que encuentres esto útil. (Lord)
    —Umm… ¿En verdad está bien? (Naofumi)
    —Sí. No seré capaz de mostrar mi cara a mi gente si no le presento a Héroe-sama una remuneración apropiada por los servicios que ha hecho. (Lord)
   
    Ahora que lo pienso, este es el sector agrícola del país Melromarc. Es un lugar que tiene mucho tráfico, por lo que el Lord de la región debe de tener el mismo grado de influencia y dignidad para igualar la afluencia.
    Debió llamar la atención de los aldeanos el que haya minimizado el posible daño que ocurrió en la Villa Riyuuto durante la ola. Con mi mala reputación esparcida por doquier, el rey regañaría a cualquier noble que me auxilie. Pero para sus aldeanos, él está dispuesto a cargar con tal culpa… Eso es el por qué me encara con una sonrisa de felicidad.
    —… Te daré esto porque el asunto de tu mala reputación puede arruinar tus futuros negocios. (Lord)
   
    Está dispuesto a dármelo de buena intención. Entonces puedo responder con una gratitud honesta.

    —Gracias. Haré uso de él. (Naofumi)
    —Que tengas un buen viaje. (Lord)
    —…Síi, me voy. (Naofumi)
    —Si hay algo que podamos hacer para ayudarte, Héroe-sama, por favor permítanos ayudar. (Lord)
    —Si ustedes pueden vivir mucho y prosperar, entonces eso será mucho. (Naofumi)
    —¡Por supuesto! (Lord)
    Y con eso nuestro viaje como auxiliares en todo haciendo todo tipo de trabajo comenzó.
(NdT: aquí se usa un dicho que no tiene una manera diferente de decirse para cada país donde se habla el español, la frase en inglés es jack of all trades)

    Al principio comenzamos vendiendo medicina.
    No teníamos mucho, pero fuimos capaces de venderla debajo del precio de mercado.
    Nuestros productos principales eran remedios y suplementos alimenticios. Estos eran hechos específicamente por mí con un nivel alto de calidad y fuimos capaces de venderlos por un precio muy alto.
    Y cuando nos deteníamos en una villa yo compraría hierbas medicinales que conocía y las sintetizaba en medicina en el camino.
    Firo era muy rápida, por lo que la mayoría del tiempo llegábamos a la siguiente villa en un día o menos, pero algunas veces teníamos que acampar en el camino.
    Cuando eso pasa, detenemos el carruaje, hacemos una fogata y cenaríamos.

    —¡Amo! ¡El asiento junto a Firo está desocupado! ¡Durmamos juntos! (Firo)
   
    Tap, tap, en su forma de monstruo, Firo señala para que me siente a su lado.

    —Es demasiado cálido estar junto a ti… (Naofumi)

    Parece que Firo en verdad quiere que duerma junto a ella. En la posada, le he ordenado a Firo que nunca cambie a su forma de monstruo, por lo que cuando acampamos afuera como esta vez, ella misma se consiente un poco más de lo habitual.
    Bueno, si estamos acampando afuera y no hay nadie alrededor entonces no habrá problema. Creo que está bien el consentirla un poco de vez en cuando…

    —Firo, en verdad te gusta Naofumi-sama, ¿no es así? (Raphtalia)
    —¡Sip! No perderé contra ti, Raptalia-onee-chan. (Firo)
    —¡Como es que terminaron así! (Naofumi)

    Cuando Raptalia y Firo discuten, es sobre una delgada línea donde no puedo decir si se levan bien o mal.
    Firo todavía es una niña, por lo que puede hacer berrinche de cualquier cosa.
    Oh, espera, Raphtalia también es una niña ¿no es así? Entonces mentalmente tienen aproximadamente la misma edad.

    —Sí, sí. Duérmanse rápido ustedes dos. Las despertaré cuando sea hora de camb- (Naofumi)
    —Ahh, ¡otra vez estás tratando a Firo como una niña! (Raphtalia)
    —¡Así es! ¡Por favor deja de tratarme como a una niña! (Firo)
    —¡Oh, es cierto! ¡Ambas, Raphtalia y Firo, ya han crecido! ¿no? (Naofumi)
    —¡No piensas eso para nada! (Raphtalia)
    —¡Siii! ¡Amo eres maalooo! (Firo)

    Y con tontas conversaciones como esa, nuestros días de ambulantes continúan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada