jueves, 5 de marzo de 2015

7 Falsas Acusaciones - Ascenso del Héroe del Escudo

7 Falsas Acusaciones


      Muchas cosas pasaron. Después de ser abducido, fui arrastrado por el castillo. Una vez que estaba dentro de la cámara de audiencias, los caballeros apuntaron sus lanzas hacia mí.
    Adentro tenemos a un par consistente en un descortés rey y su ministro.
    Y también...

    —¡Mein! (Naofumi)

    Itsuki, Ren, Motoyasu, junto con sus respectivos alegres compañeros, también estaban aquí.
    Después de llamar a Mein, ella se escondió detrás de Motoyasu y yo estaba anonadado.

    —P... ¿Por qué esa actitud? (Naofumi)

    Todos me estaban viendo como si fuera un villano.

    —¿En verdad no te acuerdas? (Motoyasu)

    Motoyasu me examinó con una imponente postura.
    ¿Cuál era su maldito problema?

    —¿Recordar qué? Espera un segundo... ¡Esa cota de malla! (Naofumi)

    ¡Ese bastardo de Motoyasu estaba usando mi maldita cota de malla!

    —¡Entonces tú eres el intruso! (Naofumi)
    —¿¡Quién diablos es un intruso!? ¡Ni siquiera pienses en escapar de tus pecados usando esos disparates! (Motoyasu)
    —¿Pecados? ¿Qué pecados? (Naofumi)

    Como si respondiera, la cámara de audiencia comenzó a emitir una atmósfera muy parecida a cuando se juzga a un criminal.

    —Entonces, ¿Cuál es el cargo contra el Héroe del Escudo? (Ministro)
    —¿Cargo? ¿Cargo de qué? (Naofumi)
    —Sniff... hic... El Héroe del Escudo-sama se emborrachó ayer... hic... en- entonces de repente entró a mi cuarto, cedió ante sus deseos bestiales y me tomó a la fuerza. (Mein)
    —¿Huh? (Naofumi)
    —Es Héroe del Escudo dijo que 'La noche todavía es joven' y violentamente me quitó la ropa. (Mein)

    Entonces Motoyasu confortó a la sollozante Mein.

    —E... Estaba horrorizada... Salí corriendo del cuarto, gritando por mi vida cuando Motoyasu-sama apareció y me defendió. (Mein)
    —... ¿Qué? (Naofumi)

    ¿Qué era eso?
    Ayer en la tarde después de que me separé de Mein, me fui directo a la cama.
    Entonces ¿Cuando pasó todo eso?
    La Mein mortificada no hacía nada más que llorar.

    —¿Que estás diciendo? Anoche después de cenar me fui directo a dormir. (Naofumi)
    —Deja de escupir tales mentiras, bastardo. Está tan claro como el día que la razón por la que Mein está llorando es por ti. (Motoyasu)
    —¿¡Que motivos secretos tienes para proteger a Mein!? ¿¡Olvida eso, de donde robaste esa cota de malla!? (Naofumi)

    Tan solo la conociste por primera vez en tu vida el día de ayer, ¿no?

    —Eh, bueno, ayer que encontré a Mein tomando sola en la taberna, ella me dio esta cota de malla como un regalo. (Motoyasu)
    —¿Huh? (Naofumi)

    Esa era mía sin importar como lo vieras.
    Por supuesto, también cabía la posibilidad de que Mein lo comprara con su dinero, pero Motoyasu obtuvo la suya cuando la mía desapareció. Todo esto era muy sospechoso.
    La historia de Motoyasu estaba llena de mierda. Tenía que convencer al rey de eso.

    —¡Cierto! ¡Su majestad! ¡Mi cuarto fue invadido y todo lo que estaba adentro fue robado excepto por este escudo! Por favor arreste al culpable. (Naofumi)
    —¡Silencio, demonio!

    El Rey declaró plenamente e ignoró mi súplica.

    —¡Tú, villano, brutalmente cometiste una violación en contra de uno de mis queridos paisanos! ¡Si no fueras un héroe, te hubiera ejecutado al instante! (Aultcray)
    —¡Este es un gran malentendido! ¡Yo no cometí ningún crimen! (Naofumi)

    Desafortunadamente, todos los presentes ya me habían juzgado culpable antes de que comenzara el juicio.
    Pude sentir mi sangre hervir y mi furia incrementando.
    ¿Qué diablos? ¿Qué demonios es esto? ¿¡Pero qué demonios es esta mierda!?
    No recordaba nada de esa mierda, ¿¡Entonces por qué debería yo ser abusado de esta manera!?
   Entablé miradas con Mein mientras trataba de hacer llegar mi súplica de auxilio. En respuesta, Mein sacó su lengua alegremente mientras todos me veían a mí.
    ... Entonces fue cuando me di cuenta.
    Miré amenazante hacia Motoyasu.
    Pude sentir una profunda y obscura emoción emergiendo dentro de mí, regándose en mis entrañas.

    —¡Tú demonio! ¡Te debiste de haber deshecho de tu ropa y dinero para crear una coartada para tus crímenes! (Motoyasu)

    Motoyasu me señaló con su dedo y me acusó con un grito extremadamente fuerte.

    —¡Qué! ¿¡Estás tratando de decir que soy un violador en serie!? (Naofumi)

    Motoyasu defendió a Mein con su cuerpo, tratando de mantener su falso acto heroico.

    —¡No jodas! ¡Ya gasté todo mi dinero en equipar a mi camarada! (Naofumi)

    Parecía que Mein, quien originalmente tenía la intención de ser la compañera de Motoyasu, planeó esto con anticipación.  
    Ya que yo era el perdedor que solo podía usar un escudo, le compré a ella todo lo mejor en equipo.
    Y después de adquirir todo lo que ella queŕia con halagos, fue entonces que Mein me abandonó y me robó el resto de mi dinero.
    Después ella regresó llorando con el rey, actuando como la víctima, llevándome a la ruina.
    .... Esto está totalmente jodido.
    Desde el inicio, Mein siempre me había llamado por mi título, Héroe-sama, mientras llamaba a Motoyasu por su nombre.
(NdT: En Japón usualmente llaman a alguien por el apellido, pero el llamar a alguien por el nombre de pila indica que tienen cercanía o familiaridad con esa persona)
    ¿Si eso no era evidencia, entonces que lo es?
    ¿Eso quiere decir que este mundo sólo necesita un héroe?

    —Aún después de haber venido a un mundo paralelo, todavía tengo que lidiar con esta basura de asociado. (Ren)
    —Sí, eso creo, pero no guardo simpatía para ti. (Itsuki)

    Ren ni se molestó en condenarme como culpable.
    Ya veo... Entonces todos los presentes estaban conspirando desde el inicio...
    Ya que yo uso el escudo, ya que era débil y ya que yo no sabía nada; ellos tenían la intención de deshacerse de mí porque no era nada más que peso muerto para ellos.
    ... Malditos bastardos.
    Sin importar a donde fuera, este tipo de asquerosos gusanos siempre aparecían.
    La gente de este país no me tenía consideración desde el inicio.
    ¿¡Sabes qué!? ¿¡Por qué diablos necesito defender a esta gente!?
    ¡Muéranse de una vez! ¡Este maldito mundo!

    —... Bien, No me importa un carajo. Solo regrésenme a mi mundo de una vez, ¿No? Después de eso, solo convoquen a un nuevo Héroe del Escudo. (Naofumi)

    ¿Un mundo paralelo? ¡Ja!
    ¡En primer lugar, ni siquiera querría venir a este lugar si supiera que esta clase se mierda estaría pasando!

    —¿Correr cuando es conveniente? Que basura. (Ren)
    —Supongo que tienes razón. Pero mientras cumpla con mis obligaciones apropiadamente, entonces unas relaciones forzadas con mujeres no deberían ser tanto problema... (Motoyasu)
    —Regresa a casa, ¡Vete! ¡Rechazo el aceptar a esta basura como un compañero héroe! (Itsuki)

    Ren, Motoyasu e Itsuki me miraron con sed de sangre.
    Fue una divertida experiencia, supongo, estar en un mundo paralelo. Aunque fue arruinado por este pendejo.

    —¡Okay! ¡Ahora envíenme de regreso a mi viejo mundo de una buena vez! (Naofumi)

    Entonces, el Rey gruño mientras sostenía su cabeza.

    —Desafortunadamente, no hay un método conocido para regresar a los héroes a sus mundos propios... Aún si quisiéramos reconvocar a nuevos héroes, todos los héroes actuales deben de haber muerto. (Aultcray)
    —... ¿Por qué? (Ren)
    —Que... (Motoyasu)
    —D... Debe ser mentira... (Itsuki)

    Los otros tres héroes, estupefactos, respondieron al unísono.
    ¿No hay magia que pueda regresarnos a nuestro viejo mundo?

    —¿¡Entonces ahora no puedo regresar a casa!? (Naofumi)

    ¡No me jodas!

    —¡Dame una explicación apropiada! (Naofumi)

    Me liberé violentamente del yugo de los caballeros.

    —¡Hey! ¡Deja de resistirte! (Caballero)
    —¡Déjame ir! (Naofumi)

    Uno de los caballeros me golpeó.
    ¡Guh!
    Un buen sonido se pudo oír, pero se sentía como un cosquilleo en vez de dolor.
    Rápidamente golpee al caballero en respuesta, pero en vez de lastimarlo, mi mano se entumeció.

    —¿Entonces, Rey? ¿Cuál es mi castigo? (Naofumi)

    Pregunté mientras sostuve mi mano, esperando que lo entumido se quitara.

    —... En este momento, no recibirás alguna medida disciplinaria por tu valor como nuestra carta de triunfo contra la ola que viene. Pero, se expandirán rumores de tus crímenes hacia los ciudadanos. Eso será tu castigo. Ni siquiera pienses en encontrar un trabajo honrado en mi país. (Aultcray)
    —Ja ja, ¡Oh, muchas gracias por su lenidad! (Naofumi)

    Eso quiere decir que soy el único que no saldrá a aventurarse para poder subir mi nivel para poder prepararme contra la ola.

    —La próxima ola está predicha que vendrá en un mes. Aunque seas un criminal, un demonio como tú también es el Héroe del Escudo. No serás capaz de escapar de tu papel. (Aultcray)
    —¡Ya sé! Porque soy débil y todo eso. ¡Es tiempo es valioso para mí, sabes! (Naofumi)

    Chari...
    Ja, como esperaba. Aún después de todo, solo este escudo era leal a mí.

    —¡Hey! ¿¡Querías esto, no es cierto!? (Naofumi)

    Saqué mi bolsa con mis 30 monedas de plata restantes y la aventé a la cara de Motoyasu.

    —¡Uwa! ¿¡Qué estás haciendo!? ¡Bastardo...! (Motoyasu)

    Pretendí que no escuché a Motoyasu hablar mal de mí.
    Después de salir del castillo y entrar al camino principal, la gente me apuntaba y me veía mientras chismeaban entre ellos.
    En verdad, los chismes sí que se expanden rápido.
    ¿No es eso sorprendente?
    Como sea, todo se veía horrible desde mi punto de vista.
    Es por eso que pondré toda mi confianza en el frío y duro dinero... y en nada más. 
    Entonces la cortina del arco de mi nueva aventura se levantó en la peor manera posible. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada