viernes, 13 de marzo de 2015

12 Lo que es Tuyo es Mío - Ascenso del Héroe del Escudo

12 Lo que es Tuyo en Mío


    Por el medio día, abrí mis ojos y Raphtalia estaba esperando por mí.

    —¿Vamos a ir al pueblo del castillo? *tose* (Raphtalia)
    —Ajá. (Naofumi)

    Esta tosiendo otra vez.
    Silenciosamente le entregué la 'medicina regular' y Raphtalia la tomó mientras hacía gestos.
    Después de eso era hora de pasar a la farmacia a hacer negocios.

    —Fum... la calidad de estas no está mal. Héroe-sama, ¿Sabes algo de farmacología?

    Ya que no era un extraño en la tienda, fui capaz de echar vistazos a la producción de algunas medicinas.

    —No, ayer fue mi primera vez. Comparado con vender hierbas medicinales, ¿Cual tiene mayor ganancia? (Naofumi)
    —Esa es una pregunta difícil. Aunque es más barato usar las hierbas, muchas veces las medicinas salvan vidas.

    Aunque el farmaceuta frunció cuando vio a Raphtalia, sabía que de su observación que no dijo mentiras lastimeras y hablaba con honestidad.

    —Recientemente el precio de las medicinas se ha elevado mucho por la profecía, por lo que la demanda es alta por ahora.
    —Fum... (Naofumi)  



    Ya sea fallar en crearlas para venderás, o vender los materiales en bruto directamente a la línea de producción; es debatible en cuál de los dos se ganará más dinero.
    Pero, todo tiene su propia ventaja. No hay desventaja en continuar recolectando más hierbas.

    —Oye, ¿Esto significa que ya no vas a venir?
    —... No he dicho nada sobre: 'Por dos semanas, estaré vendiendo hierbas medicinales por el pueblo'. (Naofumi)

    El farmaceuta entendió mi respuesta y me miró con una expresión inusual antes de reírse.
    Esta vez me dio equipo de segunda mano y me enseñó cómo usarlo, tomando mis hierbas medicinales como pago y también me compraba la medicina.
    Recibí varias herramientas además del mortero.
    Equipo de laboratorio como: Dispositivos para medir, matraces y destiladores.
    Estos me deben durar por algún tiempo antes de que necesite unos nuevos.
 
    —Ya que estos solo estaban acumulando polvo en la bodega, no sabes cuándo se puedan romper.
    —Supongo es un set adecuado para principiantes. (Naofumi)

    Como sea, con esto podré intentar más fórmulas.
    Solo tengo que deshacerme de las pieles de Globos.
    En el camino a el comprador de Globos, pude ver a algunos niños en mi vista periférica.
    Parecía que esas pieles de Globo que el Mercader compraba eran usados para hacer pelotas realmente vendibles.
    Los niños que estaban jugando con una de esas como si buera un balón.
    Raphtalia estaba viendo a esos niños con envidia.

    —Haa, ¿Qué es eso? (Naofumi)
    —¿eh? (Mercante)

    Apunté hacia el balón con el que esos niños estaban jugando mientras preguntaba.

    —Bueno, esa es una aplicación práctica de lo que hacemos con las pieles de Globos. (Mercante)
    —Ya veo, entonces ¿nos puedes hacer una con las bienes que estoy por venderte? (Naofumi)
    —Eh, bueno... si en verdad quieres uno. (Mercante)

    Nos dirigimos al comprador para vender nuestros productos u nos fuimos con dinero en las manos.
    Él me dejó tener una de esas pelotas que estaba hecha con piel de Globo.

    —Aquí tienes. (Naofumi)

    Pasé la pelota y Raphtalia la atrapó.
    Con los ojos bien abiertos, Raphtalia alternaba varias veces su mirada entre la pelota y mi cara.

    —¿Qué? ¿No la quieres? (Naofumi)
    —M- Mhm. (Raphtalia)

    Raphtalia se rió alegremente, moviendo su cabeza arriba y abajo. Ella se rió por primera vez.

    —Una vez que termines con el trabajo de hoy, puedes ir a jugar con ella. (Naofumi)
    —¡Yay! (Raphtalia)

    Ella de alguna manera parecía más enérgica. Este es un buen progreso.
    Porque una enérgica Raphtalia me traerá más beneficios.
    Después de que regresamos al bosque, la exterminación de monstruos y recolección de hierbas fue justo como ayer.
    Fuimos capaces de adentrarnos más gracias a mi defensa aumentada. Pero, rechacé el seguir el consejo de la perra.
    Era beneficioso u descubrimos varias cosas. Era probable que se debía al hecho que nos estábamos acercando a la falda de la montaña a pie.
    ¿Oh? Nos encontramos a un nuevo enemigo.
    Una criatura que asemejaba a un huevo.
    Esta cosa parecía que pertenecía a la familia de los Globos.

    —Vamos a luchar con este monstruo por primera vez. Yo iré primero. Una vez que de la señal, entras para matar. (Naofumi)
    —¡Umhm! (Raphtalia)

    Esa es una buena respuesta. Cargué contra el monstruo; también me notó y mostró sus colmillos hacia mí.
    ¡Gan!
    En verdad no me hizo daño.
    No había dolor ni siquiera un cosquilleo.
    El cuchillo de Raphtalia voló cortando el aire y fácilmente lo empaló.

    —¡Taha! (Raphtalia)

    Acabamos con los monstruos más rápido que ayer.

    Un Huevi.

    Otro de los enemigos de hace rato. Seguido por un sonido *parin*, El Huevi se desmoronó en pedazos con la yema del huevo salpicanto todo cuando murió.

    —B-ue, ¡Esto es asqueroso! (Raphtalia)

    ¿No podría ser vendida la cáscara? Qué desperdicio.
    Olía como a podrido por lo que no creo que sea comestible.
    Absorbí la cáscara en mi escudo.
    Ya que ella se había acostumbrado, Raphtalia era capaz de perforar los Huevi de manera experimentada.
    Requisitos para Escudo Huevo han sido desbloqueados.

    Escudo Huevo
    Poder verdadero sellado..... Bono de equipamiento: Culinario 1

    Otro bono de habilidad basado en nivel.
    Esta vez era cocinar, ¿ha?
    Continuamos cazando las variaciones de diferente color de este monstruo.
    Requisitos para Escudo Huevo Azul han sido desbloqueados.
    Requisitos para Escudo Huevo Cielo han sido desbloqueados.

    Escudo Huevo Azul
    Poder verdadero sellado..... Bono de equipamiento: Juicio 1

    Escuto Hueco Cielo
    Poder verdadero sellado.... Bono de equipamiento: Recetas de Cocina para Principiantes.

    Extraño, últimamente han sido bonos de habilidad.
    ¿Depende en qué tipo de enemigo derrotemos?
    Oh cielos, mientras tanto creo que solo utilizaré mis habilidades para recoger hierbas con más frecuencia.
    El día parecía ser un poco más largo mientras estamos en la montaña.
    Aún así, estaba un poco consternado por el equipo de Raphtalia.
    Aquí están los resultados de hoy:

    Yo: Nivel 8
    Raphtalia: Nivel 7

    Rayos. Ella casi me alcanza en tan poco tiempo.
    Esto era sin duda porque Raphtalia daba los golpes finales.
    Gu...

    —Mi panza está vacía... (Raphtalia)
 
    Raphtalia hizo una expresión que indicaba preocupación mientras me lo dijo.

    —Creo que tienes razón, regresemos para alimentarnos. (Naofumi)

    Terminamos nuestra exploración y nos dirigimos de regreso al pueblo.
    Después de terminar, vendí las Cáscaras de Huevi que parecían inservibles para componer.
    Hoy hicimos 9 platas, incluyendo lo que vendimos esta mañana.

    Dudaba que se podría no se podría hacer mucho de esas cáscaras. Pero, fueron compradas de mí por un precio inesperadamente alto.
    La medicina e hierbas también alcanzaron un alto precio, haciéndome reconsiderar que deberíamos comer hoy.
    Bueno, considerando que Raphtalia había estado babeando mientras pasábamos por los puestos de comida desde hace rato...
    No tenía intención de chiquearla, pero ella debería ser recompensada por su buen trabajo. Entonces, ¿Por qué no?

    —Detengámonos (en este puesto), solo por hoy. (Naofumi).
    —¿Eh? ¿Esta bien? (Raphtalia)
    —Querías comer aquí, ¿verdad?

    Raphtalia asintió con fuerza a mi pregunta.
    Ella se había vuelto muy honesta.

    —*tose*... (Raphtalia)

    Está tosiendo una vez más.
    Silenciosamente le entregué una 'Medicina Regular', entonces le ordené lo que parecía puré de papas endurecido en una brocheta de uno de los puestos.

    —Toma, hoy trabajaste duro. (Naofumi)

    Tras tomar la medicina, Raphtalia felizmente aceptó la brocheta que le entregué y se llenó la cara con ella.

    —¡Gracias! (Raphtalia)
    —D- de nad-...

    ... Estoy contento que le haya vuelto tan enérgica.
    Miré alrededor por una posada barata mientras caminábamos y ella comía.

    —¿Quieres quedarte aquí esta noche? (Naofumi)
    —Ahh... (Raphtalia)

    Que Raphtalia llore toda la noche era problemático en sí, por favor perdóname las luchas contra los Globos.
    Entramos a la posada.
    Al entrar, el Dueño reclamó ruidosamente; pero, en un instante cambió a su sonrisa de negocios.

    —Es probable que mi compañera esté llorando en la noche, ¿eso está bien? (Naofumi)

    Balancee el Globo debajo de mi manto para amenazarlo en frente de él mientras preguntaba.

    —Eso... eso es un poco...
    —Puedo contar contigo, ¿verdad? Mantendremos el ruido lo más bajo posible. (Naofumi)
    —S-, si.

    Desde que vine a este mundo, había aprendido que chantajear era una parte importante de los negocios.
    Todo este maldito país me había hecho el blanco a ridiculizar; el pinche rey no sería capaz de comprender todo el daño que sus acciones me causaron.
    No, aún si lo comprendiera, él probablemente diría algo como 'No puede ser evitado'.
    En serio, todos estos elitistas del mundo paralelo.
    Pagué el precio y después descargué nuestro equipaje dentro del cuarto que rentamos.
    Los ojos de Raphtalia brillaban mientras veía a la pelota.

    —Regresa antes del anochecer. También, mantente lo más cerca de la posada que puedas. (Naofumi)
    —¡Yaay! (Raphtalia)

    Santo dios, ella en verdad actuaba como una niña en su edad.
    Los Demi-Humanos parecían ser objeto de prejuicios, pero no debería haber ningún problema si ella era vista y tratada como una aventurera.
    Mirando fuera de la ventana, vi a Raphtalia jugar con su pelota. Entonces hice un poco de investigación en más métodos para componer.
    Aproximadamente 20 minutos habían pasado desde entonces.
    Fue entonces que escuché un fuerte grito infantil.

    —¡Porqué hay un Demi-humano jugando en nuestro territorio!

    ¿Qué fue eso? Me asomé por la ventana.
    Sin importar como lo viera, todo lo que ví fue a unos malditos mocosos apuntando a Raphtalia y molestándola.
    Santo dios, sin importar a donde vayas siempre habrá estos tipos de niños arrastrándose por todos lados.

    —Esta mocosa. Tienes un bonito juguete, entrégalo.
    —Eh-, a-, eso... (Raphtalia)

    Raphtalia parecía ser consiente de la baja categoría de los Demi-Humanos en la sociedad. Por lo que su reacción tampoco era extraña.
    Ha...
    Salí del cuarto y me dirigí escaleras abajo.

    —Te dije que lo entregaras.
    —N-, no... (Raphtalia)

    Estos pinches mocosos intentaban usar la violencia mientras rodeaban a la frágil y desafiante Raphtalia.

    —Deténganse ahí, pequeñas mierdas. (Naofumi)
    —Qué es lo que quieres, viejo apestoso.

    Guh, ¡Dice el viejo apestoso!
    Como sea, solo cumplo 20 este año y no me importa el estándar de edad de este mundo.
    Ni siquiera me importa si soy un viejo apestoso para ellos.

    —¿Qué razón tienen para demandar que les den las cosas de otras personas? (Naofumi)
    —¿Hah? ¿Esa no es tu pelota, o si?
    —Es mía. Se la estoy prestando a esa niña. Si la roban de ella entonces quiere decir que la roban de mí. (Naofumi)
    —Qué rayos estás diciendo, viejo apestoso.

    *suspiro*... Parecía que ellos no podían entender un poco con la sed de sangre que corría por sus cabezas.
    Aún si él es un niño, nunca pensé en perdonarlo. Esos que roban a las personas merecen ser castigados.

    —Ya veo, ya veo, entonces te daré una PELOTA AÚN MÁS GRANDE. (Naofumi)

    Notando mi amenaza, Raphtalia logró alzar su voz, diciéndole a los niños sorprendidos.

    —¡Corran! (Raphtalia)

    Pero, los ojos de esos pequeños mocosos me subestimaron.
    Dentro de mí me reí silenciosamente mientras sacaba el Globo que estaba mordiendo mi brazo.

    ¡Gabu!

    —¡Mi traserooooooooo!

    El globo inmediatamente saludó al chiquillo con una mordida a su trasero.

    —Entonces niños, esa era una pelota DE VERDAD, ¿ustedes también quieren una?(Naofumi)
    —¡Aaauuuuuchhh!
    —¡Eso no fue una broma, idiotas! (Naofumi)
    —¡Muere! ¡Idiota!
    —¡Yo también te patearé el trasero, pequeña mierda! (Naofumi)

    Me dí la vuelta para regresar a la posada con los mocosos insultándome mientras corrían por sus vidas.

    —Err... (Raphtalia)

    Raphtalia agarró mi manto.

    —Ey, Todavía hay un Globo viviendo ahí dentro. (Naofumi)

    La aterrada Raphtalia rápidamente reacoinó y quitó su mano, su mirada tímida me hizo reír.

    —Gracias. (Raphtalia)

    ¿De qué está hablando ella?

    —Oh... (Raphtalia)

    Mientras acariciaba la cabeza de Raphtalia, ambos regresamos a la posada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada