martes, 14 de abril de 2015

28 Patada de Mutis - Ascenso del Héroe del Escudo

28 Patada de Mutis[1]

    La mañana siguiente. Raphtalia se despertó temprano el día de hoy, por lo que fue al establo conmigo.
  
 —¡Gua! (Firo)

    Cuando llegamos ahí, Firo dejó salir un feliz trinado y corrió hacia nosotros.

    —¿Ya es tu cuerpo el de un adulto? (Naofumi)

    De alguna manera… siento que su cabeza ha crecido una talla desde ayer, pero no estoy muy seguro.

    —Generalmente (entre los Filo Rial), este tamaño es el promedio, ¿cierto? (Naofumi)
    —Ahora que lo mencionas, es verdad.  (Raphtalia)

    La figura de Firo era casi la misma que la de los Filo Riales que vi alrededor del pueblo del castillo o en los caminos.
    Su color ha cambiado a blanco… bueno, había un poco de rosa mezclado ahí.
    Era una bonita mezcla de colores.
    Ese Traficante de Esclavos. Él en verdad hace un muy buen trabajo.

    —¿Hoy no tienes hambre? (Naofumi)
    —¿Gua? (Firo)

    Firo inclinó so cabeza y trinó.
    Sip. Parece que ya pasó su periodo de crecimiento.
    Biki…
    Aunque ella seguía haciendo ese extraño ruido.
    Bueno, como sea.
    Después de eso, terminamos de desayunar y pensamos sobre qué hacer de ahora en adelante. Mientras estábamos en eso.

    —Gua… (Firo)

    Mientras íbamos al pueblo, Firo misó a las carretas de madera con envidia.

    —¿Crees que ella quiere jalar una de esas? (Naofumi)
    —Probablemente. (Raphtalia)
    —¿Héroe-sama, pasa algo? (aldeano)

    Mientras señalaba a las carretas y hablaba con Raphtalia, un hombre de la villa nos preguntó.

    —Cierto. Mi Filo Rial estaba viendo las carretas, por lo que estaba hablando sobre si ella quería jalarlas. (Naofumi)
    —Bueno… los Filo Riales tienen ese hábito después de otro. (aldeano)

    El hombre asintió y se vio satisfecho mientras volteaba a ver a Firo.

    —Justo ahora esta villa está en medio de la reconstrucción de nuestros edificios y no tenemos suficientes personas. Héroe-sama, ¿Estarías dispuesto a ayudarnos si te diéramos una de las carretas? (aldeano)
    —Mm… (Naofumi)

    Esa no era una mala oferta. Finalmente obtuve un monstro como este por lo que no había razón para no usarla.
    Si todo va bien parecía que podíamos hacer otros trabajos mientras movíamos cosas.

    —¿Qué es lo que tendríamos que hacer? (Naofumi)
    —En el bosque cercano estamos talando madera, por lo que nos gustaría que la trajeras a la villa. (aldeano)
    —El bosque (Naofumi)

    Ahora que lo mencionas, no hemos ido al bosque.

    —Estaremos regresando tarde, pero ¿eso está bien? (Naofumi)
    —Sí. (Aldeano)
    —Entiendo. Aceptamos.  (Naofumi)

    Y así tomé la misión de los aldeanos y recibí una de las carretas.
    Las ruedas y demás estaban hechas de madera. Era chica y parecía barata, pero la obtuve gratis por lo que no iba a reclamar.
    No era nueva pero parecía un poco vieja.

    —Gua (Firo)

    Preparamos a Firo con su propia carreta. Ella parecía feliz y comenzó a jalar la carreta.
    Los aldeanos también prepararon un arnés para nosotros. Al verlo, parecía algo para un caballo.

    —¡Bien! ¡Hoy nos vamos hacia el bosque! (Naofumi)
    —¡Okaaaay! (Raphtalia)
    —¡Guaaaaa! (Firo)

    Señalé el camino mientras íbamos y Firo, llena de energía, comenzó a jalar la carreta.
    ¡Tac1 ¡Tac!
    Entonces la carreta comenzó suavemente…
    ¡Tak! ¡Tak! ¡Tak! ¡Tatatatata!
    Gradualmente un fuerte ruido se escuchó desde la carreta. Como ayer, el paisaje pasaba rápidamente.

    —¡Muy raído! ¡muy rápido! ¡Baja la velocidad! (Naofumi)
    —Gua… (Firo)
 
    Disminuyó la velocidad, y Firo golpeó la carreta dejando salir un trinado de insatisfacción mientras caminaba.
  
    —Uu…. de alguna manera me comencé a sentir mal… (Raphtalia)

    Raphtalia podría estar teniendo cinetosis[2]. Ella se desplomó y se acostó en la carreta.

    —¿Estás bien? (Naofumi)
    —Sí… pero, por favor no hagas que se sacuda tanto… (Raphtalia)
    —Ya veo, Raphtalia tiene cinetosis. (Naofumi)
    —… Eso parece. ¿Estás bien Naofumi-sama(
    —Nunca me ha dado… (Naofumi)

    El ponerme borracho con alcohol y las nauseas por viajar no se relacionaban. Cuando era un niño de primaria, recuerdo que los que se sentaban junto a mí me veían leer novelas ligeras o manga y decían que los hacía sentir enfermos por lo que cambiaban asientos.
    También recuerdo cuando fuimos de viaje, que duraba un día, para ver a nuestros parientes, mi familia entera estaba enferma con cinetosis mientras yo estaba jugando con el celular dentro del barco.

    —Bueno, descansa, Firo y yo te llevaremos a nuestro destino.
    —Aprovecharé tu oferta… (Raphtalia)
 
    Raphtalia débilmente dijo eso mientras se acostaba en la carreta.

En medio del viaje… me encontré con alguien que no quería ver en el camino.

    —¡Bua! ¡Qué es eso! Jaja, oh no, esto es muy gracioso. ¡Buajajajajajajajajaja! (Motoyasu)

    Él me vio y se agarró el estómago mientras se reía fuertemente. Esa perra estaba de píe detrás de él y se rió junto con él.
    No sé que les activó el interruptor de la risa, pero que se rían de mi me hacía enojar.

    Qué pasa contigo Motoyasu, tan de repente.

    Motoyasu nos encontró en el camino del pueblo mientras estaba rodeado con mujeres y comenzó a reírse.

    —¡Q- Quiero decir! ¡Eres súper ridículo justo ahora, cierto! (Motoyasu)
    —¿Qué es? (Naofumi)
    —¿Ahora eres un vendedor ambulante? Creo que las personas sin dinero se ponen desesperadas. ¡Tu pájaro también es ridículo! (Motoyasu)

    Mm… ¡Vendedor ambulante! Esa no es una mala opción.
    Es posible si dependemos de la habilidad de Firo. Estaré pensando en eso seriamente.

    —¡Ridíiiculo! No es un caballo sino un pájaro, y que tiene ese color. Tiene un pálido rosa mezclado en el blanco. Normalmente es sólo blanco ¿cierto? ¡Además es leeeeentooo! (Motoyasu)
    —No sé que sea normal pero… (Naofumi)

    No entiendo el sentido del humor de este tipo.
    Esto se está volviendo una pérdida de tiempo. Ignoraré a estos tipos y seguiremos nuestro camino.
    Mientras estaba pensando en eso Motoyasu se acercó a Firo mientras señalaba.
    Justo después de eso.

    —¡GUAAA! (Firo)

    Firo apuntó a la entrepierna de Motoyasu y pateó con su fuerte pata.
    Lo vi.
    Vi la estúpida cara riente de Motoyasu distorsionarse en shock mientras volaba 5 metros en el aire mientras giraba.

     —Ugehh… (Motoyasu)
    —¡Kyaaaaaaa! ¡Motoyasu-sama!

    Jaja, eso debió haber destruido sus bolas.
    Me sentí verdaderamente regocijado. Sólo ser capaz de ver esto hace que comprar a Firo valga la pena.
    Como era de esperarse de mi monstruo. Ella debió de vengarse por mí.
    Firo, esta noche te dejaré comer algo especialmente delicioso.

    —¡GUAAAAA! (Firo)

    Mientras revoloteaba sus alas, Firo comenzó a correr establemente.
    Después de un rato no podía ver al grupo de Motoyasu.
    Vaya… me estoy sintiendo muy regocijado. Ni siquiera soñé que sería capaz de ver algo así.

    —¿QU- qué paso? (Raphtalia)

    Raphtalia quien yacía desplomada levantó su cabeza y preguntó.

    —¿Hm? Nada. (Naofumi)
    —… a pesar de que tienes una cara radiante que no había visto antes. (Raphtalia)

    Ohh, entonces se mostraba en mi cara ¿ja?
    Pero, esa es una asombrosa fuerza en las piernas, el enviar a volar al héroe de la lanza tan lejos.
 
    —Umm… por favor un poco más despacio. (Raphtalia)

    Dirigí a Firo con una radiante sensación, aunque las Palabras de Raphtalia no entraron en mis oídos.
   
    Después de eso, Raphtalia vomitó durante el viaje y cuando llegamos al bosque ella parecía estar en su límite.

    —Uu…uuuuuu…… (Raphtalia)

    Raphtalia gemía con una cara blanca. Entendí que me había pasado y sentí pena.
    Todo es culpa de Motoyasu. Él me hizo sentir tan regocijado y con energía.

    —Lo siento. (Naofumi)
    —Gua... (Firo)

    Firo, igual que yo, parecía estar triste y que lo sentía.

    —E- Esto…y bien. (Raphtalia)
    —Definitivamente no te ves bien. Sería bueno si pudiéramos encontrar un lugar para descansar, pero… (Naofumi)
    —Ah, Héroe-sama (leñador)

    Había una cabaña cerca del bosque. Un aldeano que parecía ser un leñador salió de ella.
    —Ah, los aldeanos me pidieron que venga y recogiera algo de leña pero… (Naofumi)
    —Umm… ¿tu compañera está bien? (leñador)
    —Creo, que tal vez no. Quiero dejarla descansar, pero ¿conoces un buen lugar? (Naofumi)
    —Bueno, allá hay una cabaña, dejemos que ella se acueste. (leñador)

    Él dijo eso y nos dejó usar la cabaña. Sostuve el hombro de Raphtalia y la acosté en una cama.

    —Si decimos que Firo sólo puede pelear con enemigos algo débiles, entonces por hoy nos enfocaremos en transportar cosas. (Naofumi)

    Raphtalia parecía no soportar los vehículos, por lo que hasta que ella se acostumbre no iremos tan rápido para que la carreta no se sacuda.

    —Entonces, ¿podrías colocar la leña en la carreta? Estaremos de vuelta en un rato.(Naofumi)
    —Ah, sí. (aldeano)

    Firo fue desamarrada de la carreta y estaba viendo hacia nosotros desde afuera de la cabaña.
  
    —Okay, vámonos. (Naofumi)
    —¡Gua! (Firo)

    Ella había pateado a Motoyasu tan lejos en el aire. Parece que puedo esperar mucho de su poder de ataque.
    Caminemos un poco por el bosque.
    Entramos al bosque e inesperadamente no encontramos ningún monstruo.
    Caminé por el callado bosque con Firo.
    Pude haber sido que yo me estaba sumergiendo en el bosque, pero sentí que el aire estaba limpio.
    Ahora que lo pienso… esta era la primera vez desde que vine a este mundo que me tomé el tiempo para ver a mi alrededor.
    Me pregunto por qué.
    Ver la cara de dolor de Motoyasu debió de deshacer mis problemas.

    … No.

    Creo que era porque Raphtalia creía en  mí.
    Esa Raphtalia que ahora tenía cinetosis y no estaba aquí.
    Me sentí un poco solo.
    Pensando sobre eso, sólo he estado con ella por medio mes o tres semanas o algo así. Aún así, parecía que habíamos desarrollado una relación natural.   

    —Sería bueno que hubiera medicina que cure la cinetosis. (Naofumi)

    Por ahora juntaré cualquier hierba que encuentre por aquí.
   
    —Aún así… no están saliendo monstruos, ¿ja? (Naofumi)

    He estado caminando por un rato pero no hay presencia de monstruos.
   
    —Gua. (Firo)
    —¿Hm? Naofumi

    Escuché la voz de Firo de un lugar inesperadamente lejos.
    Corrí hacia ella y vi a Firo que justamente en ese momento había agarrado algo con su pico.
    …¿Era mi imaginación? Parecía que el animal era como un Usapiru.
    Eventualmente Firo se lo tragó con un *gulp*.

    —¡Gua! (Firo)

    Firo caminó hacia aquí como si nada hubiera pasado.

    34 EXP obtenido.

    … No me preocuparé por ello.
    Después de un poco más de una hora, terminamos de recolectar por el boque y regresamos a la cabaña del leñador donde vimos que el leñador había cargado la carreta.
    Entrando en la cabaña, Raphtalia estaba yaciendo en la cama.
    Este era un efecto problemático.
    Raphtalia no durará si Firo corría a máxima velocidad.
    Esto podría requerir algo de entrenamiento. Si Raphtalia no se acostumbra a los vehículos no seremos capaces de hacer cualquier trabajo de transporte.

    —Parece que se requiere un entrenamiento para acostumbrarse a la carreta. (Naofumi)
    —Uu… uuuu (Raphtalia)

    Raphtalia dejó salir un gemido como respuesta a mis palabras. Como pensé, fue duro.

    —Umm… terminé de cargar la leña pero… (leñador)
    —Ah, sii. Entonces iré a la villa y regresaré, ¿Te puedo encargar que la cuides? (Naofumi)
    —¡Sí! Si es la compañera del Héroe del Escudo-sama entonces la protegeré sin importar qué. (leñador)

    Estoy un poco preocupado, pero no tendré la paciencia de sentarme sin hacer nada.
 
    —Entonces nos iremos. (Naofumi)

    Me subí a la carreta y le di la orden a Firo, quien estaba preparada, para partir.

    —¡Guaaaaa! (Firo)

    Dejando salir una voz energética, Firo salió corriendo.



[1] Mutis: Señal para que un actor salga del escenario.
[2] Cinetosis es el trastorno debido al movimiento, bien sea por mar, aire, coche, tren o el producido por algunas atracciones cuyos principales síntomas son vómitos, náuseas y falta de equilibrio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada