lunes, 7 de septiembre de 2015

Capítulo 01: El objeto perdido de la chica.

Capítulo 01: El objeto perdido de la chica.


Había pasado algo de tiempo desde que “él” había poseído a un monstruo parecido a una tijerilla y después fuera aplastado por el ataque de un atento aventurero. Después de que “él” se acostumbró a poseer ratas grandes, ratas pequeñas e insectos, era como si él hubiera aprendido cómo funcionaban y ahora él era capaz de controlarlos como él quería.
—(A…. qui…. Aquí vamos.)
“Él”, quien estaba volando por un corredor mientras trataba de mantener su balance, estaba poseyendo ahora a un gran murciélago  que vive dentro del calabozo.
Los seres vivos que viven dentro de este calabozo cambian, por el poder mágico del calabozo, creciendo demás o volviéndose locos. Ya que de vez en cuando pasaba un grupo de aventureros, “él” podía aprender la historia y cómo funcionaba el calabozo.
Parecía que los humanos también serán afectados, si se quedan mucho tiempo dentro del calabozo.
Por cierto, “él” también intentó poseer a un humano, pero no le fue bien.
—(Pero, este murciélago, porque su cuerpo es muy grande, me toma tiempo regresar a un lugar alto si me caigo una vez.)
El gran murciélago mutante era parecido a un murciélago normal, y como un murciélago normal, estaba colgando cabeza abajo mientras descansaba, caga bien al deslizar su pata. Lo que “él” estaba poseyendo también era un murciélago, y obtuvo la idea de poseerlo cuando veía uno venir mientras estaba poseyendo una rata.
El balance puede ser malo, pero su movilidad había incrementado porque ahora podía volar. Gracias a eso, él era capaz de encontrar muchas cosas en este piso, como la salida del calabozo y, sobre todo, él fue capaz de encontrar las escaleras que llevaban más adentro del calabozo.
Él una vez intentó salir del calabozo por la salida, pero algo como una barrera lo detenía y no podía salir.
Por esa razón, hoy “él”, quien no tenía nada que hacer y sólo estaba flotando por ahí y por ende, solo estaba flotando sin moverse cerca del techo de la salida del calabozo mientras pensaba —¿Qué nadie va a pasa~r—, y solo flotaba. Si él se quedaba en un lugar donde destacara, vendrían volando hacia él cosas como flechas, bolas de fuego o estalactitas de hielo, por lo que sólo estaba flotando en un lugar donde no destacara.
—(Oh)
Ayer, la maestra de un grupo de aventureros, estaba guiando a su grupo por el calabozo del pueblo de Barass.
—El primer piso es seguro, no hay nada que temer.— una pequeña presencia humana se decía a ella misma continuamente con pasos tímidos mientras cruzaba el corredor. Por alguna circunstancia, ella vino sola el día de hoy.
Ella, quien apenas se había convertido en una aprendiz de aventura, era una chica adolescente normal si descartabas el entrenamiento de batalla que ella tenía y su conocimiento como aventurera.
Ella vestía ropa de pueblerina normal y una gruesa capa para viajes largos, sus armas eran una navaja provista por la sociedad de aventureros y un arco corto con una flecha. Ya que el primer piso del calabozo tenía luces, ella tenía sus manos libres, ella tenía una flecha preparada por si tenía que atacar a distancia.
—E- Está bien, está bien. Solo tengo que buscar por los lugares a donde fuimos ayer, aún si salen monstruos, yo debería de poder derrotarlos por mi cuenta.—
Ella estaba nerviosa mientras decía eso, confirmando que ella tenía la navaja en su cinto, ella agarró su arco corto y comenzó a caminar por el pasillo.
Desde el techo “Él” se concentró su conciencia en la chica (que era una aventurera novata sin importar cómo la mires), observándola y controlando al murciélago poseído, se resbaló y cayó del techo. “Él” estaba intentando observar de cerca a la chica, pero no pudo extender sus alas a tiempo.
Ya que una bola negra se calló de repente frente a sus ojos, la chica que fue sorprendida alistó su arco apresuradamente, Pero, ella todavía no alistaba su flecha.
Ella trató, apresuradamente, de agarrar la flecha, y para cuando ella había cargado la flecha en su arco y corregido su postura, la bola negra se había parado y la veía a ella. Ella sintió bajar por su espalda un escalofrío involuntario. Pero, la bola negra no hizo ningún movimiento para atacarla y solo seguía viéndola a ella con sus ojos, que parecían canicas.
—……. ¿Murciélago?
— Kyi.
“Él” intenta dar a la chica una respuesta sencilla. Aún si los monstruos que él poseía fuesen a ser perforados por una flecha o cortados por una espada, “él” no sería afectado por eso, no tenía problemas al encontrarse con otros aventureros.
Ya que “Él” sería cazado sin importar qué hiciera, “Él” era sigiloso en la presencia de humanos.
—¿Podría ser que te caíste?
—Kiki.
La chica subió la mirada al techo, luego regresó su mirada al gran murciélago que estaba parado encorvado en el pasillo, el murciélago le respondió al devolver la mirada. Es un monstruo que el llamado, tentativamente, el “murciélago come-hombres”, pero la chica se calmó, notando que el murciélago no tenía malas intenciones.
Parece que las garras y colmillos del murciélago son una especie de materiales valiosos, por lo que de vez en cuando los aventureros o mercantes vienen a cazarlos. Básicamente es un monstruo del que no tienes que tener mucho cuidado.
—Eres un torpe, ¿no es así?
—Kyi~
Después la chica pone el arco corto sobre su espalda y se acerca temerosamente al gran murciélago, después de constar  que no había peligro al levantarlo, y pareciendo confundida, ella comenzó a buscar dentro del calabozo mientras lo abrazaba como si él fuera un animal de peluche.
—Por es-, creo que lo perdí por aquí, el día de ayer, cuando pase.
—Kyi.
—Lo atesoraba ya que era un regalo que me gusto, pero pensar que lo dejé en un lugar como este……
—Kyi.
Una extraña conversación entre un humano y un monstruo resonaba en el pasillo del calabozo subterráneo. “Él” estaba feliz de tener algún tipo de comunicación con un humano, aún si él no le podía responder, él todavía le podía contestar a ella, él estaba disfrutando escuchar las palabras de la chica, que más que nada parecían quejas.
De acuerdo con la historia de la chica el atesorado broche que obtuvo de su amigo de la infancia, quien siempre era arrastrado por sus padres aventureros, parecía que se le calló a ella el día anterior  cuanto estaba entrenando aquí, por lo que ella regresó para poder encontrarlo. Ella entró en la escuela de entrenamiento de la sociedad de aventureros, por lo que ella no tenía amigos quienes estuvieran dispuestos a venir al calabozo con ella para poder encontrar su objeto perdido, y ella no le puede decir su amigo que “se le perdió” ya que sería incómodo. Pensando que estaría bien si sólo era el primer piso, ella reunió el valor y vino al calabozo.
Ella tomó la ruta que habían elegido con su grupo el día de ayer, mientras buscaba por todas partes su broche perdido, pero no había nada que se le pareciera.
—Nada…… tal vez alguien lo recogió o algo así.
—Kyi.
—No hay manera de que un monstruo lo haya recogido, ¿cierto-?
—¿Kiki?
En realidad sí. Eran las palabras que “él” no podía decir, ya que de vez en cuando él veía que las grandes ratas o las tijerillas recogían monedas tiradas o fragmentos de gemas y las llevaban a algún lugar dentro del calabozo.
Cuando “él” estaba en su forma espiritual, él era capaz de ver el flujo de poder mágico después de que pasara cierto punto. Las gemas son capaces de absorber fácilmente, las gemas y las menas de metal dentro del calabozo están cubiertas por el poder mágico de éste, por lo que absorben el poder mágico. Parece que las grandes ratas, que mutaron por el poder mágico del calabozo,  son atraídas por los objetos que tienen poder mágico dentro.
—Si está dentro del cuerpo de un monstruo será problemático encontrarlo.
Desde el abrazo del a chica, “él” estaba buscando alrededor de donde se encontraban para ayudarla a encontrar su objeto perdido, fue entonces que ella vio una rata grande en la pared en frente de ellos. La chica estaba viendo hacia otro lado por lo que ella todavía no la había notado. Parece que la rata se encuentra en un estado enloquecido por hambre. “Él” le informó a la chica del peligro.
—¡Kyikyi!
—¿Qué pasó? Tan repentino- ¡~Tsu!
La chica, que estaba viendo a la pared frente a ella, se quedó callada. Notando que la gran rata estaba, obviamente, apuntando hacia ella, ella bajó al murciélago en sus brazos y tomó el arco corto. Desde que ella había venido aquí la vez pasada con un grupo de aventureros, esta sería su primera verdadera batalla. La gran rata mostraba sus colmillos contra la chica.
Ella inmediatamente dispara su fleche a la rata que se abalanza, pero porque su precisión contra los mulecos de entrenamiento solo estaba en un 70%, sus habilidades era muy difícil atinarle a un oponente en movimiento, ella falló y su flecha dio contra el pido. Cuando ella iba a disparar la siguiente flecha, la rata ya se había acercado a su cara y sus colmillos apuntaban a su garganta.
—Hi…… ~tsu.
Porque ella estaba paralizada con miedo, la chica no pudo ni desenfundar su cuchillo y se quedó congelada en su lugar. En ese momento, una masa negra apareció, y se aventó a sí misma frente a la chica. Con los colmillos lo suficientemente filosos para cortar la piedra, la rata mordió el gran cuerpo del murciélago. La gran rata pensó que estaría bien con lo que sea que obtuvo, por lo que comenzó a comerse al gran murciélago.
—¡Kou-chan!
—(¿¡Eh!? ¿¡Ya me diste un nombre!?)
Después de sentir la angustia de la muerte del murciélago, “él” migró a la gran rata que estaba comiéndose al gran murciélago en el que él estaba, él revisó sus alrededores para ver a la chica.
Él revisó ambos, el bienestar de la chica y también su medio de transporte.
Pensando que sería mejor dejar este lugar por el momento, “él” saltó en un pequeño agujero dentro de la pared. Desde atrás él escuchaba sonidos de lamentos y la chica diciendo —Lo siento, lo siento tanto— mientras sostenía Kou-chan, el murciélago medio comido.
Probablemente es porque ella es una aventurera novata, pero esta es la primera vez que “él” había visto a un humano tan cerca desde que estaba dentro de un monstruo. Ni joven ni viejo, en sus corazones, ninguno de ellos tenían piedad con los monstruos.
—Entonces ella en una niña gentil.
“Él” pensó que debería de hacer algo por la primera chica humana con la que él fue capaz de comunicarse, por lo que usó el cuerpo de la gran rata para explorar el área. Él no sabe qué tipo de objeto era el broche que perdió la chica, pero si contenía metales preciosos o gemas, entonces siempre y cuando permanezca dentro del calabozo, “él” sería capaz de verlo desde su perspectiva.
Entonces, después de moverse dentro de la pared por un rato, él encontró una fuente de mucho poder mágico viniendo desde dentro de una rata grande. Aunque estas ratas no forman manadas ya que son mutaciones, todavía son muy territoriales, si otra rata entra a su territorio, ellas tratarán de expulsarlo.
Centra la gran rata que estaba mostrando sus colmillos, “él” uso el conocimiento humano que tenía.
Agarrando una roca del tamaño correcto con las útiles patas de la rata, él se acercó casualmente a la otra rata. Tal vez porque él fue estimulado por el olor de la sangre de la presa anterior de la rata, la gran rata se enfureció y cargó contra él.
A la gran rata que atacó, le fue obsequiada una piedra en la boca. La gran rata masticó vigorosamente la piedra, pero notando que sus colmillos no la podían romper, intentó escupir la piedra y retroceder. Pero, antes de que pudiera hacer eso, él presionó la piedra y la hundió más profundamente en la garganta de la rata.
La gran rata rodaba sobre su espalda, con su cara poniéndose más pálida por la piedra en su boca, mientras sentía alrededor del abdomen de la rata, empaló sus colmillos. Ya que era el mismo sentimiento cuando él mordía algo de carne, él no sintió nada en particular por eso. Entonces del abdomen de la gran rata él encontró un broche que estaba emitiendo una pequeña cantidad de poder mágico.
—¿Es este? La cosa que perdió esa niña.
Pensando en que debería de ser devuelto inmediatamente, “él” corrió de regreso por el pasaje de donde vino.
—¿Ella todavía estará allí?
La chica ya se había ido cuando el regresó a aquel lugar, sin saber de donde aparecieron de repente, vio que el cadáver del gran murciélago estaba siendo comido por pequeños insectos que eran como los intendentes del calabozo. Entonces vio la apariencia de un humano desde lejos por lo que intentó acercarse, entonces vio a un chico que parecía un aventurero que estaba consolando a una chica mientras caminaban a la salida.
—Pero, pero aunque era algo que tú me diste……
—Te compraré algo como eso cada vez que quieras.
En realidad el chico, que estaba en contra de que la chica vaya a la escuela de la sociedad de aventureros, ahora le estaba recordando que ella no deberá hacer algo tan peligroso como esto la próxima vez.
—Además, fue una coincidencia que ese murciélago te protegiera.
—Pero Kou-chan era……
El chico aventurero le dio una lección sobre los monstruos a la chica, después de que ella dijera que ella quería llevarse al cadáver del murciélago y hacerle una tumba.
Básicamente, los monstruos que viven dentro del calabozo son infectados con malicia y rencores de las almas que se entrelazan, y actúan basados en eso. En los pisos más bajos los animales mutados se mueven muy diferente por sus instintos de cuando eran animales normales, peor cuando son monstruos, todos ellos actúan con el mismo principio en mente.
Por la conciencia colectiva dentro del calabozo, ellos no se dejarán abrazar por lo humanos, y ellos no pueden se alimentados, y eso le había sido mostrado en las lecciones.
—En serio, tú er-, estaba preocupado porque tú piensas que puedes hacer lo que quieras.
—Uu, lo siento.
Detrás de los dos que estaban conversando, una gran rata estaba siguiéndolos con el croché ensangrentado. Ya que una de sus manos estaba ocupada, él no podía correr muy bien, y para cuando los alcanzó, ellos ya estaban caminando en las escaleras de la salida. Porque la barrera le evitaba salir con el cuerpo de la rata, él no podía dar ni un paso más. Al final, “él” no fue capaz de regresar el objeto perdido a la chica cuyo nombre ni siquiera conocía.
Antes de encontrarse con otros aventureros, “Él” se fue a un agujero cercano y puso el broche en su pelaje para que no se le perdiera.
—(Esto, qué debería de hacer con esto.)
No lo puedo mantener con mi forma espiritual ya que un puedo tocar cosas sólidas. Mientras pensaba eso, dejo que la mitad de su espíritu se forme e hizo un gesto de agarre hacia el broche.
Cuando “su” mano pasó por el broche, él sintió su mano sobreponerse con el broche en su forma espiritual.
—(¿Hmm?)
Sintiendo como si él hubiera obtenido un ligero sentido de tacto, “él” intentó concentrar su conciencia en el broche. Con la imagen de tener el broche en su mano, él tenía el sentimiento que lo tenía más cerca, y cuando lo notó, el broche estaba en su mano. Para ser preciso, él lo convocó de su propia dimensión.
Moviéndose de otra dimensión donde está la forma espiritual a otra dimensión donde está la forma real. Para poder probarlo con una piedra aleatoria, él hizo una imagen donde él estaba sosteniéndola, entonces, justo como el broche, él fue capaz de convocarla de su propia dimensión. Cuando él la tocaba, no era un vago sentimiento como antes, tenía un sentimiento firme. El concepto de la distancia parece vago, cuando lo convoca en su mano, estará ahí, si él imagina que irá a un lugar lejos, irá a un lugar lejos. Pensando en ello como un lugar de almacenamiento, era un lugar útilmente infinito.
—(Entonces yo era capaz de hacer tales cosas… Hmm, con esto seré capaz de cargarlo sin preocupaciones.)


“Él”, quien penaba que debería regresárselo a la chica cuando se encuentren de nuevo, guardó el broche en otra dimensión. Habiendo obtenido una manera de tocar otras cosas, él corrió hacia el calabozo mientras pensaba en las cosas que quería tocar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario