miércoles, 1 de julio de 2015

Fantasma de Oyuki [Yuureizu: Oyuki no Maboroshi (幽霊図(お雪の幻)]

Fantasma de Oyuki


Maruyama Oukyo abrió sus ojos por un sueño irregular y vio a una mujer sin vida.
Ella era joven. Hermosa. Y Pálida.
Drenada del color natural, su piel sin sangre sobresalía de su holgado kimono de entierro color blanco hueso.
Su apariencia pálida solo era contrastada por las delgadas líneas de sus ojos negros, y por el pelo largo y negro que desordenado, colgaba sus sus hombros.
Ella no tenía pies.

¿Qué es el Fantasma de Oyuki?

El Fantasma de Oyuki es sin duda alguna la pintura de un fantasma más famosa e influyente en Japón. Es la plantilla para la idea general en ese país de "Cómo de debería ver un fantasma". 
La chica de pelo negro y cara blanca en un kimono blanco tiene sus raíces en la tradición, pero esta imagen - particularmente la ausencia de pies - viene del pincel de Maruyama Oukyo.
Aunque el Título en español es el Fantasma de Oyuki, el título original en Japonés es. Oyuki no Maboroshi (幽霊図(お雪の幻), que se traduce como El Retrato de un Fantasma: La Visión de Oyuki.
De  acuerdo a una nota en la caja del pergamino, puesto ahí por el antiguo dueño de nombre Shimizu, el joven artista tenía una novia llamada Oyuki quien trabajaba como una geisha en la casa de geishas Tominaga en la ciudad Outsu en la provincia de Oumi, hoy en día la prefectura Shiga. Oyuki había muerto joven, cómo o cuando no es descrito en la nota; y Oukyo lamentó su pérdida intensamente. Tal vez demasiado.
Una noche, Maruyama se despertó y vio a Oyuki flotando al pie de su cama. Ella se quedó ahí por un momento y desapareció. Cuando ella se había ido, Maruyama saltó de su cama y pintó a Oyuki tal como ella apareció ante él.
Maruyama tenía una reputación como el mejor pintor naturalista - si el pintaba algo, podías confiar que él lo había visto. Por su reputación, cuando Maruyama apareció con su pintura y su historia, la gente de Japón no dudó de que así es como se veía un Fantasma (Yurei).
Y han estado honrando esa imagen desde entonces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario