domingo, 3 de mayo de 2015

33 Vendedor Ambulante - Ascenso del Héroe del Escudo

33 Vendedor Ambulante


    El día siguiente, la sastre otaku nos recibió con una sonrisa cuando entramos a la tienda de ropa.
   
    —Sí sí~ Ya he terminado haciendo la ropa. Me tomó toda la noche.

    La sastre se veía extremadamente feliz con sus ojos rojos, llenos de tensión. Ella entonces trajo la ropa de Firo desde el fondo de la tienda.
    El vestido era principalmente blanco con un gran moño rojo colocado a la mitad para contrastar. Aunque se veía simple pero sabía que era hermoso.
   
    —Amo, ¿Voy a vestir esto? (Firo)
    —Sí. (Naofumi)
    —¡Yay! (Firo)

    Firo, que estaba vistiendo un manto para cubrirse, se lo quitó y quedó desnuda en el momento.

    —¡Firo, no! (Raphtalia)
    —Eh- (Firo)

    Con Raphtalia tratando de detenerla, las guié a las dos a la parte trasera de la tienda.
    Esperé a que Firo se cambiara en la tienda.

    —Muy bien, cambia a tu forma de monstruo. (Sastre)
   
    Podía escuchar la voz de la Sastre venir desde el fondo de la tienda.

    —¿Porqué~? (Firo)
    —Si vistes este moño, te daré algo de carne. (Sastre)
    —¡Sí! (Firo)

    No diga algo tan temible tan casualmente.
    —entendido~ (Firo)
  
    Pude escuchar los ruidos de transformación.

    —Sip. Como pensé, te ves bien... (Sastre)

    Escuché una voz encantada.

    —Está bien, vamos. (Sastre)
    —¡Okay! (Firo)

    Las dos chicas salieron de la parte trasera de la tienda.
    Mis ojos fueron hacia Firo.
    ... Wow. Si figura original que ya era la de un ángel ahora era más asombrosa.
    Alas de un blanco puro, combinando con el vestido de una pieza... Y un molo azul sobre su pecho. ¿Qué era?
    Cierto, ella se parece al personaje de ángel de un mundo de 2-D.

    —¿Amo~? (Firo)
    —¿hm? (Naofumi)
    —¿Bueno? ¿Me queda bien? (Firo)
    —Sí, te queda bien.

    Esta Sastre Otaku era capaz de tomar ventaja de los aspectos de Firo y hacer ropa apropiada para ella.
    Su talento es muy sobresaliente.
   
    —E je je. (Firo)
   
    Una Firo apenada reía mientras su ropa revoloteaba.
    En serio, que gasto tan terrible.
    Dejé que Firo jale la carreta mientras regresábamos a la Villa Riyuuto.
    Cuando Firo cambió a su forma de monstruo, la ropa desapareció y el moño se convirtió en un collar.
    Esa función era muy conveniente.

    —Oh, el Héroe del Escudo-sama. (Hechicera)
   
    Antes de irnos del pueblo del castillo, nos encontramos por coincidencia con la Señora de la tienda de magia.

    —¿Se dirigen a la Villa Riyuuto? (Hechicera) 
    —Sí. (Naofumi)
    —Coincidentemente también tengo unos asuntos allá. ¿Puedo ir junto con ustedes? (Hechicera)

    La Señora de la tienda de magia nos preguntó con una sonrisa.
    Oh, bueno, en realidad no la quiero rechazar porque nos ha ayudado con varias cosas.

    —No garantizo que será cómodo, ¿aún así está bien? (Naofumi)
    —Sí. (Hechicera)

    Raphtalia ya estaba luchando contra la cinetosis al ver hacia el horizonte.
   
    —Entonces, vámonos. (Hechicera)

    La Señora de la tienda de magia se subió a la carreta.

    —Bueno, Firo. No vayas tan rápido. (Naofumi)
    —Okay~ (Firo)

    Los peatones que pasábamos sólo se quedaban viendo a Frio, sus caras llenas de sorpresa. Monstruos que hablan son raros, probablemente.
    La carreta viajaba con un tak-tak.
    Siento como si en estos últimos días hubiera estado muy, muy ocupado.
    En realidad, siempre estoy ocupado. Es sólo que recientemente, he estado "muy" ocupado.
    Todas estas circunstancias podrían ser resumirse en una palabra, Firo...

    —Entonces, ¿Cómo va tu estudio de la magia? (Hechicera)
    —Um... (Naofumi)

    La Señora de la tienda de magia me atacó en donde duele.
    Para ser franco, no he hecho nada de progreso.
    ¿Debería recurrir con "debiste haberme dado una bola de cristal"? No, ella me ayudó a obtener los hilos para hacer la ropa para Firo y me dio un descuento, no debería de quejarme.

    —Porque soy do otro mundo, no puedo leer esas letras. (Naofumi)
    —Oh... lo siento. (Hechicera)

    Me sentí mal por verla disculparse. Lamenté mi estudio ineficiente.
    Me sentí derrotado.
    Pagué las buenas intenciones con malos sentimientos.
    Por lo que, quiero responder a la Señora por la ayuda.
    No tengo nada para apoyar, como los otros pinches héroes. Por eso tengo que dar lo mejor para aprender.
    También, necesito adquirir mejor equipo para sobrevivir la siguiente ola.
    Tampoco tengo que olvidar sobre traducir las recetas medicinales.
    Aunque tomará mucho tiempo, decidí aprender las letras en primer lugar.
   
    —Fuaa... es ligero. (Firo)

    Firo estaba bostezando mientras jalaba la carreta con ritmo constante.
    ¿Estás diciendo que una carreta con tres personas es ligera?
    Eso es genial. Ya tengo cierto plan. Eso sólo se puede hacer con Firo.
    La Señora de la tienda de magia me dio 25 cobres cuando llegamos a la villa Riyuuto.

    —¿Y esto para qué? (Naofumi)
    —La tarifa del transporte. (Hechicera)
    —Oh, ya veo. (Naofumi)

    Puedo usar esto.
    La Villa Riyuuto se estaba restaurando muy bien. Un vendedor nos dio la bienvenida alegremente.
    Ya me he disculpado por la carne de quimera.
    Aunque mantener la carne de quimera ahí fue mi idea en primer lugar.

    —Ahora, Raphtalia, vayamos a entrenar para curarte de la cinetosis. (Naofumi)
   
    Prometí ayudar con la reconstrucción para compensar por la carne. Aunque sea sólo un poco, todavía obtengo algo de compensación.

    —¿¡Eh!? (Raphtalia)

    Raphtalia tenía una cara de mareo. Oh cielos, no es bueno si no puedes acostumbrarte a algo como esto.

    —De ahora en adelante, nuestro transporte es Firo jalando el carruaje, por lo que debes de acostumbrarte. (Naofumi)
    —O-Okay (Raphtalia)
    —¡Okay~! (Firo)
    —Firo, tú sigue jalando. (Naofumi)
    —¡Sip! (Firo)

    Los Filo Riales en verdad les gusta jalar carretas. Los ojos de Firo brillaron.

    —Um... ¿Estás pensando en algo? (Raphtalia)
    —See, creo que deberíamos de ser vendedores ambulantes. (Naofumi)
    —¿Vendedores Ambulantes? ¿Por qué? (Raphtalia)
    —Aunque no tenemos muchos productos, quiero abastecerme en varias medicinas. (Naofumi)
    —Ahh... (Raphtalia)

    Raphtalia no ve lo interesante. Oh cielos, ¿Tenía expectativas muy altas? Pero, sería una lástima si no usara la carreta que me dieron.

    —Cuando te acostumbres y no te marees, Firo puede jalar la carreta a donde sea a velocidad máxima. (Naofumi)
    —Entiendo la razón... (Raphtalia)
    —Conozco un lugar donde será difícil que te marees. Ahí deberías de acostumbrarte. (Naofumi)
    —¿En verdad hay un lugar así? (Raphtalia)
    —Sí. (Naofumi)

    Y, antes de comenzar el trabajo de hoy, Puse a Raphtalia en el lugar donde es más probable que contrajera cinetosis... Cabalgando a Firo.

    —Estoy bien con el amo, pero ¿porqué esta Onee-san en mi espalda?(Firo)
   
    Firo Murmuró mientras Raphtalia se subía a su espalda.

    —Es lo mismo conmigo. Esto es penoso. (Raphtalia)

    Es una extraña vista el ver a Raphtalia en una posición semi hincada arriba del cuerpo con forma de Búho de Firo.
   
    —¿Es muy difícil? (Naofumi)
    —Nop, esto es fácil. (Firo)
   
    Firo parece que no tiene problemas.
   
    —Bueno, entonces vámonos. (Naofumi)
    —¡Ok! (Firo)

    Firo jala la carreta con Raphtalia en su espalda.
    En realidad, debería de ser muy desgastante. Pero, la que está jalando la carreta dijo que no lo es.
    Mientras, comencé a decodificar el libro de Recetas Intermedias mientras aprendía las letras.
   
    Retumba...
    Retumba......
    Es difícil el concentrarse con el sonido de las ruedas como música de fondo.

    —Um... (Raphtalia)
    Retumba......
    —Uh-um... (Raphtalia)

    ¿Hm?
    Mire a Firo y la vi en su forma humana llevando a cuestas a Raphtalia. Raphtalia parece preocupada e intentó llamar mi atención mientras la personas que pasábamos murmuraban mientras nos señalaban.

    —¡Va a circular un extraño rumor! (Naofumi)

    Mi reputación se va a caer por los suelos de nueva cuenta porque habrá un rumor de que forcé a una esclava a hacer labor manual mientras jalaba una carreta y cargaba a otra persona.

    —Bueno... (Naofumi)
    —Cuando jales la carreta, no te transformes en humana. (Naofumi)
    —Okay... (Firo)
   
    Firo asiente y, algo insatisfecha, regresó a su forma de monstruo.
    Me estoy aburriendo. Raphtalia, al parecer, no tiene mareos aún.
    Probablemente estará bien si vamos un poco más rápido.

    —Muy bien, ¡Aumenta la velocidad! (Naofumi)
    —¡Okay~! (Firo)
   
    Firo asiente energéticamente y comienza a correr.
    Gara gara gara
    Las ruedas de la carreta dan vueltas ruidosamente.

    —¡Wa! (Raphtalia)
   
    Raphtalia estaba sorprendida y se sujeta a Firo.

    Al menos, llegaremos a nuestro destino el día de hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada