viernes, 24 de abril de 2015

31 Zanahora y Vara - Ascenso del Héroe del Escudo

31 Zahanoria y Vara


    —¡Traficante de Esclavos! (Naofumi)
 
    La primera cosa que hice en la mañana fue irrumpí en la carpa del traficante.

    —¿Qué es lo que ocurre tan temprano en la mañana, Héroe-sama? Sí. (Traficante de Esclavos)
    —La marca de maldición que me vendiste es defectuosa. Dependiendo de tu respuesta, mis peligrosos esclavo y monstruo se pondrán salvajes, ¿está bien? (Naofumi)
    —Mi panza está vacía por lo que voy a hacerlo después. (Traficante de Esclavos)
    —… Si no te comportas te convertiré en desayuno. (Naofumi)

    La marca de maldición en Firno no se activa como debería. Además de que no se deshace.

    —¿Huh? ¿Qué quieres decir? (Traficante de Esclavos)

    Expliqué al traficante de esclavos qué había pasado esta mañana. Después de eso fue horrible. De alguna manera persuadí a Firo a su forma humana y fuimos a la carpa.
    Firo fue guiada aquí por Raphtalia quien estaba constantemente cuidando a Firo por si hacía algo raro. Parecía que era difícil.
    —Parece que una marca de maldición normal no restringirá a una reina Filo Rial. Sí (Traficante de Esclavos)
    —¿Y eso significa? (Naofumi)
    —Una marca de maldición normal no restringirá a un monstruo de alto rango. El dragón que era el premio por la lotería tiene una marca de maldición especial grabado en él. (Traficante de Esclavos)
   —En otras palabras, ¿una marca de maldición normal no funcionara en esta tipa? (Naofumi)
    —Sí. (Traficante de Esclavos)

    El traficante de esclavos estaba escribiendo algo en su cuaderno, estaba muy emocionado.

    —Entonces, ¿vas a aplicar una marca de maldición especial?
    —No, no, eso no sería algo para dar gratis. Sí. (Traficante de Esclavos)
    —¿Qué fue eso? (Naofumi)
    —Eso no es algo barato, por lo que darlo gratis será muy difícil. También hemos llegado al límite del daño que podemos soportar. (Traficante de Esclavos)

    ¡Kuu! Parece que no puedo esperar más favores.
    Bueno, ellos sufrieron muchos daños por lo que creo que no lo pueden evitar…

    —¿Cuánto? (Naofumi)
    —Esperando mucho del Héroe-sama a corto plazo, ¿qué tal suena el gran descuento de 200 monedas de plata? (Traficante de Esclavos)

    Uuggh… eso es caro.

    —¿No podrías…? (Naofumi)
    —Por cierto 800 monedas de plata sería considerado barato en el mercado actual. Estoy esperando mucho de Héroe-sama por lo que no estoy mintiendo. (Traficante de Esclavos)

    ¡Gah!
    Mi cartera sufrió mucho daño.
    Admití la derrota y con mucho remordimiento entregué 200 monedas de plata al traficante de esclavos.

    —… Si eso es una mentira, mis peligrosos subordinados tendrán un festival con tu sangre. (Naofumi)
    —Por supuesto que entiendo.

    Raphtalia guió a Firo de la mano mientras Firo estaba viendo alrededor en su forma de reina Filo Rial.

    —Párate quieta justo aquí, Firo. (Naofumi)
    —¿Porqué? (Firo)
    —Si te quedas quieta entonces después te daré algo bueno de comer. (Naofumi)
    —¿De veras? (Firo)
    —Sí. (Naofumi)

    Firo tenía ojos destellantes mientras ella se dirigía a donde el traficante de esclavos estaba señalando y se quedó quieta.
    Muy bien, si vamos a conjurar magia, ahora es el momento.
    Le di una señal al traficante de esclavos con mis ojos. Él asintió, llamó a 12 de sus subordinados quienes tenían la cara oculta con capuchas, y los hizo rodear a Firo.
    Ellos vertieron una clase de químico en el suelo y comenzaron a conjurar magia.
    El piso brilló con luz, y un cuadrado mágico se formó con Firo en el centro.
   
    —¿Eh, qu-qué? (Firo)
 
    Firo intentó resistirse y volaron chispas, pero era inútil y el cuadrado mágico comenzó a invadir el cuerpo de Firo.

    —¡Au, auch--¡ ¡Páren! (Firo)

    Sintiendo el dolor del refuerzo de la marca de maldición, Firo comenzó a alborotarse. Con eso el cuadrado mágico comenzó a lanzar chispas y comenzó a vibrar.
    Los subordinados del Traficante de Esclavos dejaron salir ruidos de sorpresa.

    —Para estar seguro, hice que mucha gente conjurara la magia pero aún… ser capaz de moverse bajo esta presión, esta chica sería muy aterradora en el futuro. Sí. (Traficante de Esclavos)

    Ahora que lo pienso ella todavía es nivel 19. ¿Si ella fuera a llegar al nivel 70 así, qué tan fuerte se volvería? Asentí a las palabras del traficante de esclavos.
    Eventualmente, el cuadrado mágico fue completamente dibujado en la barriga de Firo, y todo se tranquilizó.

    —Está terminado. Sí (Traficante de Esclavos)
   
    Mi ventana también mostró un ícono de monstruo más avanzado que antes. Sin dejar pasar un momento elegí la parte que hacía mis órdenes absolutas.

    —Jaa… jaa… (Firo)

    Firo caminó hacia mí mientras respiraba con dificultad.

    —Eso fue horrible, amo, eso dolió mucho. (Firo)

    Aún yo pensé que tenía una sonrisa malévola en la cara mientras le ordenaba a Firo.

    —Primero, cambia a tu forma humana. (Naofumi)
    —Ehhh, eso dolió por lo que no lo haré. ¡Dame algo sabroso! (Firo)

    Ella rechazó mi orden en un tono irrespetuoso, mientras ella estaba pidiendo comida la marca de maldición se iluminó.

    —¿Eh¿ ¡No! ¡¿Qué?, No, no! (Firo)

    Firo envió un tipo de magia a la marca de maldición, pero esta vez la maldición repelió la magia y se activó.

    —¡Au, au, au!  (Firo)

    Firo se cayó del dolor causado por la marca de maldición.

    —Si no escuchas lo que digo, te va a doler. (Naofumi)
    —Au, au! Uuu… (Firo)

    Firo se transformó en humana infelizmente. Después de eso la luz marca de maldición desapareció.

    —Mmm… esta vez fue activada correctamente. Buen trabajo, Traficante de Esclavos. (Naofumi)
    —Sí, era un patrón muy fuerte, por lo que no se puede modificar fácilmente. Sí. (Traficante de Esclavos)

    Me puse en frente de la Firo colapsada y le dije.

    —Si tú misma fueras 100 monedas de plata, y la marca de maldición fuese 200 monedas. En total me faltan 300 monedas de plata. Te haré pagar eso obedeciendo mis órdenes. (Naofumi)
    —Amo… (Firo)

    Firo se tambaleó mientras estiraba su mano hacia mí.
    Mi conciencia duele un poco el decirle esto a una niña con una cara tan pura, pero no pienso que ella pueda sobrevivir allá afuera si ella es así de egoísta.

    —Escucha lo que digo.
    —N- nooo (Firo)
    —Ya veo, ya veo, si no quieres escuchar lo que digo sin importar qué, entonces te venderé a este temible viejo de aquí. (Naofumi)
    —¿¡…!? (Firo)

    Parecía que Firo finalmente entendió su posición mientras su cara se distorsionaba con miedo.
    El Traficante de Esclavos tenía una expresión de preocupación pero feliz mientras me veía…

    —¿Por cuánto comprarías a este espécimen? (Naofumi)
    —Veamos. Ella es rara por lo que incluyendo la tarifa por los problemas, la querría aún por 30 monedas de oro. Una marca de maldición efectiva ya está grabada en ella por lo que no será capaz de alborotarse otra vez, habría muchas maneras de usarla. Sí. (Traficante de Esclavos)

    Aún el traficante de esclavos no le gustaba re comprar bienes estaba dispuesto a ofrecer este alto precio por ella.
    No sé sus verdaderas intenciones, pero si Firo cae en sus manos, puedo suponer que su vida estaría arruinada.
    Pero Firo estaba viéndome con una expresión increíblemente aterrada.
    Esto es pesado… mi conciencia que se suponía había desaparecido estaba alzando la voz.
    Pero dependiendo de la actitud de Firo, podría en verdad elegir ese futuro.
    No soy el hermano mayor que es amable o alguien que mima a su mascota.

    —Así son las cosas. Por lo que si de nueva cuenta actúas de manera violenta, no te veré más… estarás tomando medicina amarga, tu cuerpo será estropeado y al final… ¿probablemente mueras…? (Naofumi)
    —¡N-nooooooo!

    Firo rechazó eso con una fuerte voz.

    —Amo, no me odies… (Firo)

    Firo se colgó de mis piernas mientras me suplicaba.
    ¡Uugh…¡ Esto es difícil…
    Aún así no me puedo retractar.

    —Si honestamente escuchas lo que digo entonces no te odiaré. Por lo que de ahora en adelante, debes de escucharme apropiadamente. (Naofumi)
    —¡S- Sí! (Firo)
    —Bien, bien, entonces cuando estemos durmiendo en el hotel  no vuelvas a tu verdadera forma sin importar qué. Esta es tu primera promesa. (Naofumi)
    —¡Sí! (Firo)

    Cuando Firo sonrió de oreja a oreja, lo que quedaba de mi conciencia dolía.
    Bien, hoy después de esto debemos ir a la tienda de armas…
    Mientras movía mi vista de Firo, vi que el Traficante de Esclavos estaba sonriendo con una increíble expresión de que se estaba divirtiendo.

    —Tal método sorprendente y malvado. Envió escalofríos por todo mi cuerpo. ¡Tú en verdad eres el legendario Héroe del Escudo! (Naofumi)

    Sentí como si su manera de halagarme estaba mal… pero renegar sobre ello tampoco parecía lo correcto.
    Y, junto a él, Raphtalia estaba viéndome con una expresión difícil de leer.

    —Naofumi-sama…. No fue eso un poco… (Raphtalia)
    —Si no hago esto ella no me escuchará. Aún tú eras así al principio, ¿cierto? (Naofumi)

    A mi respuesta, Raphtalia asintió.

    —Ahora que lo dices, así fui. (Raphtalia)
    —Egoísmo tiene partes que pueden ser perdonadas y partes que no. (Naofumi)

    Después de escuchar los verdaderos pensamientos, de su amo, ella no podía contradecirlos.

    —¿Una Zanahoria colgando de una vara? Entiendo. Sí. (Traficante de Esclavos)
    —No estaba hablando contigo, Traficante de Esclavos. (Naofumi)

    También, no decidas que me entiendes.

    —Creo que te causé muchos problemas. (Naofumi)
    —Si eso es lo que piensas entonces por favor, toma y cría un Filo Rial que preparamos para que sea fácil de manejar- (Traficante de Esclavos)
    —Entonces, todavía necesitamos ir a varios lugares por el día de hoy. Ahora nos estaremos marchando. (Naofumi)
    —A la fuerte voluntad de Héroe-sama que lo mantiene de arrastrarlo en nuestro ritmo tanto como sea posible, guardo verdaderos sentimientos de respeto. Sí. (Traficante de Esclavos)

    Con esto terminamos nuestra charla y dejamos atrás la carpa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada