jueves, 2 de abril de 2015

22 Lo que Quería Escuchar - Ascenso del Héroe del Escudo

22 Lo que Quería Escuchar


    — ¡Qué quieres decir con 'victoria', cobarde! (Naofumi)
    Nuestro duelo uno a uno fue interrumpido, ¿¡Verdad!?

    — ¿De qué estás hablando? Perdiste porque no pudiste mantenerte contra mi fuerza. (Motoyasu)

    … Bastardo, en verdad estás diciendo eso.
    ¡Qué pasa con esta mierda de los héroes! ¡Que no deberían poseer esclavos!
    Tú, basura, actuando como un héroe mientras arreglas esta batalla para satisfacerte a ti mismo.

    —¡Tu compañera interfirió a la mitad de nuestra pelea! ¡Por eso me tropecé! (Naofumi)
    — ¡Ja! ¿Es esa una mentira las escusa del perdedor? (Motoyasu)
    — ¡Pendejo, no es así! (Naofumi)

    Ese cobarde de Motoyasu me estaba menospreciando, ignorando mis quejas mientras se sentía victorioso.
    Aunque en verdad había sido una interrupción... ¡Ese bastardo!
    — A poco.

    Los espectadores tenían sus ojos en Motoyasu.
    ¿No vieron lo que pasó...? Todos estaban en completo silencio.

    — No hay necesidad de creer en las palabras de un héroe criminal. ¡Héroe de la Lanza! ¡Es tu victoria! (Aultcray)

    ¡Ese pendejo!
    Y así, el rey declaró firmemente el resultado.
    Aún así, algunos de la multitud no estaban seguros. Veían a los lados como si quisieran levantar la voz. Pero, no había nadie que quería contradecir lo que el rey había declarado.
    Por que el rey había callado a todos los disidentes.
¡Este reino era una completa dictadura!

    — ¡Como era de esperarse de Motoyasu-sama! (Mein)

    La perra que era la instigadora de este incidente corrió sin pena alguna al lado de Motoyasu.
    Además, los magos del castillo sólo estaban invocando magia de curación en Motoyasu, atendiendo sus heridas.
    Parece que ellos no tenían intención de ayudarme.
    — Jum, como era de esperarse del Héroe que mi hija, Malty, ha seleccionado. (Aultcray)
    Dijo el rey mientras pone su mano en el hombro de Mein.

    — ¿Qu- Qué? (Naofumi)



    ¿¡Mein es la hija del rey!?

    — Ah... yo también estaba sorprendido la vez que escuché que Mein es una princesa. Ella usó un nombre falso para poder estar entre nosotros. (Motoyasu)
    —Sí... yo quería ayudarlos para lograr la paz mundial~ (Mein → Malty)

    … Ya veo. Con que es así.
    Parecía extraño que fácilmente fuese etiquetado como un criminal con sólo el testimonio de la víctima.
    Por el bien del Héroe que su hija había elegido, él me sacrificó y reclamó mi dinero porque era el Héroe más débil de todos.
    Y porque Motoyasu salvó a la princesa de mí, terminaron haciéndose más cercanos, mucho más que con cualquiera de las mujeres a su alrededor.

    Esto también explica el porqué recibí fondos adicionales al principio.
    En otras palabas, ella era capaz de obtener buen equipamiento para ella y además para su héroe elegido, Motoyasu.
    Si Motoyasu, por su cuenta, comenzara con mejor equipo que el resto de los Héroes, entonces él lo encontraría sospechoso y estaría alerta.
    Con un plan tan meticuloso, no había manera de encontrar la verdad si no era de los propios culpables. Al final el resultado era un inservible, Héroe del Escudo criminal y el Héroe de la Lanza que salvó magníficamente a la princesa.
    Pieza por pieza, todo comenzó a tener sentido.
    No había evidencia del golpe que recibí, que no hizo daño aparte de hacerme tropezar. No había clara evidencia que la princesa estaba haciendo trampa.
    Cualquier objeción a esta pelea arreglada sería silenciada detrás del escenario, probablemente.
    Para que ella pueda interferir con nuestro duelo y cubriera a su héroe favorito, Motoyasu.

    En ese caso, debió de haber sido planeado desde el inicio que Motoyasu y yo tuviéramos este duelo.
    … Oh, es tan simple. Todo lo que tenía que hacer ella era susurrar esto a su oído:

    — Esa chica ha sido forzada en esclavitud por el Héroe del Escudo. Por favor sálvala. (Malty)

    Una oportunidad para probar ambos, a su probable esposo y mostrarse con buena luz. Si es ella, ella definitivamente no dejará pasar esa oportunidad.
    Si ellos se fuesen a casar al final, esto se convertirá en la heroica odisea de cómo rescataron a un esclavo del malvado Héroe.
    ¡Mierda! ¡Esta basura de rey y perra princesa!

    No, espera... ¿la princesa, una perra...?

    Esta frase, ¿dónde la he escuchado antes?
    ¿Dónde? ¿Dónde escuché tal cosa?
    … Ahora recuerdo. Lo leí en el 'Manual de las Cuatro Armas Celestiales'.
    En ese libro la princesa era una perra que se prostituía a ella misma a todos los Héroes.
    Si el libro que leí en la biblioteca estaba relacionado a este mundo, entonces tenía setido que la princesa sea una perra. Lo mismo se puede aplicar a todos estos Héroes de mierda.
    Una hirviente rabia me envolvía desde la profundidad de mi cuerpo.

    Series Maldición
    Las condiciones para desbloquear este escudo han sido completadas.

    Mi visión se distorsionó mientras mi escudo era envuelto por una emoción negro mate que salía de mi corazón.

    — Ahora Motoyasu-dono, la chica que el Héroe del Escudo mantenía esclavizada está esperando. (Aultcray)

La multitud se separaba mientras los magos comenzaron a liberar a Raphtalia de la maldición de esclavitud.
La marca se desvaneció ante mis ojos.
Raphtalia ahora estaba liberada oficialmente de su esclavitud.

    Mi estómago se contrajo mientras mi corazón era consumido con un sentimiento obscuro.
    Es como si el mundo se estuviera burlando y mofando de mí, mientras se reían de mis esfuerzos.
    Todo lo que puedo ver... son sonrisas obscuras en las difuminadas presencias a mi alrededor.

    — ¡Raphtalia-chan! (Motoyasu)

    Motoyasu corrió hacia ella.
    Raphtalia, con el trapo ahora removido de su boca tenía lágrimas corriendo por su cara--
    -- asestó una cachetada a Motoyasu.

    — ¡Tú... cobarde! (Raphtalia)
    — … ¿Eh? (Motoyasu)

    Motoyasu tenía una expresión de anonadado en su cara después de ser golpeado.

    — ¡Nunca pedí ser rescatada por tus cobardes tácticas! (Raphtalia)
    — P- pero Raphtalia-chan estaba siendo explotada por él, ¿cierto? (Motoyasu)
    — ¡Naofumi-sama nunca me ha forzado a hacer nada! ¡Sólo cuando estaba muy asustada para pelear él usó la maldición! (Raphtalia)

    Perdiendo y recuperando la conciencia, no podía escuchar lo que estaban diciendo.
    No, en realidad lo podía oír.
    Pero no quería escuchar a nadie.
    Sólo quería apresurarme a huir de aquí.
    Quería regresar a mi mundo.

    — ¡Él no hubiera hecho eso! (Motoyasu)
    — Naofumi-sama no puede derrotar a ningún monstruo por su cuenta. ¡Por eso él tiene que dejar que alguien más los derrote! (Raphtalia)
    — ¡No necesitas hacer eso! ¡Él sólo te va a usar hasta que te hayas roto! (Motoyasu)
    — ¡Naofumi-sama nunca ha dejado que ningún monstruo me haga daño! ¡Y si me canso él me deja descansar! (Raphtalia)
    — N, No... El no es el tipo de personas que son tan consideradas... (Motoyasu)
    — … ¿Estarías dispuesto a ofrecer tu mano a un sucio esclavo afectado por la enfermedad? (Raphtalia)
    — ¿Eh? (Motoyasu)
    — Naofumi-sama ha hecho mucho por mí. Me dejó comer lo que sea que quería. Él me dio preciada medicina cuando estaba enferma. ¿Serías capaz de hacer eso? (Raphtalia)
    — ¡S- Lo haría! (Motoyasu)
    — ¡Entonces deberías tener a otro esclavo junto a ti en este momento! (Raphtalia)
    — ¿¡!? (Motoyasu)

    Por alguna razón... Raphtalia vino hacia mí.

    — ¡A- aléjate! (Naofumi)

    Esto es... el infierno.
    Un mundo creado con malicia.
    Se ella me toca, entonces estaré reviviendo todos esos malos recuerdos.
    Raphtalia atestiguó mi condición y una vez más vio a Motoyasu.

    — He escuchado los rumores... que Naofumi-sama se forzó hacia su compañera, que él es un Héroe desagradable. (Raphtalia)
    — A-Ah. ¡Él es un violador! Como una esclava, deberías entender eso, ¿¡Cierto!? (Motoyasu)
    — ¿¡Por qué lo haría!? ¡Naofumi-sama nunca me ha puesto las manos encima! (Raphtalia)

    Entonces Raphtalia agarró mi mano.

    — ¡Déjame! (Naofumi)
    — Naofumi-sama... ¡Cómo puedo ganar tu confianza¿ (Raphtalia)
    — ¡Deja ir de mi mano! (Naofumi)

    Todos en este mundo me acusan de un crimen que no cometí.

    — ¡Yo no lo hice! (Naofumi)

    Pomf...

    Algo cubrió a mi alterado ser.

    — Por favor cálmate Naofumi-sama. Por favor escúchame y dame una oportunidad de ganar tu confianza. (Raphtalia)
    — … ¿¡Eh!? (Naofumi)
    — ¡O es que no puedes confiar en nadie más que un esclavo que nunca te puede desobedecer ni traicionarte? En ese caso vayamos a ese lugar donde nos encontramos por primera vez. Para que puedas poner una nueva maldición sobre mí. (Raphtalia)
    — ¡E- Estás mintiendo! … ¡Este es otro truco para engañarme! (Naofumi)

    ¿¡Qué fue eso!? ¿¡Quién!? Esta voz... estas palabras... ¿Cómo es que encontraron la manera de entrar forzosamente en mi corazón?

    — No importa qué pase, siempre creeré en ti, Naofumi-sama. (Raphtalia)
    — ¡Cállate! ¡Ustedes sólo van a apilar más crímenes sobre mí! (Naofumi)
    — … No creo en esos rumores. Tú eres una persona que no haría tal cosa. (Raphtalia)

    Desde que vine a este mudo, era la primera vez... que escuché esas palabras que había estado deseando.

    Lentamente la obscuridad que bloqueaba mi visión se difuminaba.
    Y pude sentir la calidez de otra persona.

    — Aún si todo el mundo se une para echarte la culpa, Naofumi-sama. Yo no lo haré... Sin importar cuántas veces sea necesario, les diré a todos: Naofumi-sama no lo hizo. (Raphtalia)

    Cuando levanté mi cara, lo que yacía en frente de mí no era una pequeña niña, peri una joven mujer por la edad de diez y siete.
    Mientras sus rasgos se parecían a los de Raphtalia, ella era una chica increíblemente bella.
    Lo que debería de haber sido piel seca y cuarteada, ahora tenía una complexión saludable, con un hermoso cabello que era de un color ligeramente café.
    El cuerpo que era en alguna ocasión piel y huesos ahora tenía curvas con una figura robusta y firme.
    Y lo más prominente, sus ojos no estaban llenos con desesperanza, pero brillaban con una firme voluntad.
    No podía reconocer a una chica como esa.

    —Naofumi-sama, ahora vayamos a ese lugar y pongamos la maldición una vez más en mí. (Raphtalia)
    — ¿Qu- Quien eres? (Naofumi)
    — ¿Eh? ¿Qué estás diciendo? Soy yo, Raphtalia. (Raphtalia)
    — No-no-no, ¿No es Raphtalia una niña pequeña? (Naofumi)

    Ella decía ser Raphtalia. Inquieta, ella inclinó su cabeza mientras intentaba convencerme.

    — Ahh, Naofumi-sama siempre me está tratando como a una niña.

    Esa voz... esa definitivamente es la voz de la Raphtalia que recuerdo.
    Pero, su cuerpo era totalmente diferente.
    No-no-no, esto es extraño aún si ella era Raphtalia.

    — Naofumi-sama, diré esto debido a las circunstancias. (Raphtalia)
    — ¿Qué? (Naofumi)
    — Cuando lo jóvenes demi-humanos aumentan su nivel, sus cuerpos también maduran rápidamente para poder soportar el crecimiento del nivel. (Raphtalia)
    — ¿Eh? (Naofumi)
    — Los demi-humanos no son como los humanos. Es lo mismo con los monstruos. (Raphtalia)

    Apenada, la choca que decía ser Raphtalia continuó.

    — Aunque mi... mi mente es todavía la de una niña, mi cuerpo se ha estado haciendo similar al de un adulto. (Raphtalia)

    Cuando me decía esto, Raphtalia de nuevo enterró mi cabeza en su voluminoso pecho.

    — Por favor créeme. Yo creo que Naofumi-sama no ha cometido ningún crimen. Tú eres el gran Héroe del Escudo que salvó mi vida, que me dio su preciosa medicina, me enseñó cómo sobrevivir y cómo pelear. Soy tu espada, y yo te seguiré sin importar que dificultades enfrentes. (Raphtalia)

    Esas eran... las palabras que quería escuchar.
    Esas palabras dichas desde que Raphtalia juró pelear a mi lado.

    — Si no me crees, entonces hazme tu esclava o haz lo que quieras conmigo. Yo siempre estaré contigo. (Raphtalia)
    — Ku... u... uu... (Naofumi)

    Por las primeras palabras amables que recibí desde llegar a este mundo, sin querer comencé a llorar.
    Aunque sentí que no debería llorar sin importar qué, no podía evitar que las lágrimas cayeran.

    — Uu... uuuuuu... (Naofumi)
    — El duelo de justo ahora.. Motoyasu, estás descalificado. (Itsuki)
    — ¿¡Jaa!? (Motoyasu)

    Ren e Itsuki aparecieron de entre la multitud y dijeron.

    — Lo vimos muy claramente desde arriba, tu compañera apuntó a Naofumi con magia de viento. (Ren)
    — No, pero... Eso no puede ser. (Motoyasu)
    — El rey se ha callado. Entiendes con eso, ¿cierto? (Itsuki)
    — … ¿Es eso lo que pasó? (Motoyasu)

    La cabeza de Motoyasu volteó por todo el jardín, viendo a la audiencia.

    — Pero él me atacó con monstruos. (Motoyasu)
    — No te hicieron serios daños. Lo puedes ver por ti mismo. (Ren)

    Actuando con honradez propia, Ren regaña a Motoyasu.

    — ¡Pero... él! ¡Él apuntó a mi cara y a mi entrepierna! (Motoyasu)
    — Usando tácticas sucias después de ser forzado en una pelea donde no tenía oportunidad de ganar. Deberíamos ignorar algo como eso. (Itsuki)

    Después de escuchar las palabras de Itsuki, Motoyasu se rindió de estar discutiendo con una apariencia de disgusto.

    — Esta pelea parece ser tu error esta vez, sólo déjalo pasar. (Itsuki)
    — Hmf.. que resultado tan pobre. Todavía sospecho que Raphtalia-chan está siendo lavada del cerebro. (Motoyasu)
    — ¿Cómo puedes decir eso después de verlos así? (Itsuki)
    — Así es. (Ren)

    Con el ambiente volviéndose incómodo, los héroes comenzaron a marcharse mientras la multitud regresaba al castillo.

    — … ¡Hmf! Que aburrido. (Malty)
    — Sí... este fue un resultado muy aburrido. (Aultcray)

    Las dos realezas que estaban insatisfechas con la conclusión del duelo se fueron irritadas. Sólo Raphtalia y yo quedábamos en el jardín.

    — Debió de haber sido difícil para ti. No lo entendía del todo. De ahora en adelante, quiero tomar parte de tus dificultades. (Raphtalia)

    Mi conciencia se desvaneció cuando escuché su amable voz.

    Después de eso, dormí mientras era abrazado por Raphtalia por otra hora.
    Estaba sorprendido, no me di cuenta que Raphtalia había crecido tanto.
    ¿Por qué no me di cuenta?

    … Probablemente estaba muy estresado.

    No tenía el lujo de notar el crecimiento de Raphtalia. Todo lo que podía ver eran estatus que se elevaban en la pantalla de estatus.
    El festín terminó hace tiempo. Por lo que caí en un sueño profundo en un polvoriento cuarto no usado, que originalmente fue preparado por los sirvientes.

    Alguien cree en mí. Sólo con eso, sentí que se había levantado un peso en mi corazón.

    El significado de esto fue claro durante el desayuno del día siguiente.

    Por primera vez desde que fui traicionado por Mein, mi sentido del gusto había regresado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada